1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Democracia, gobierno y bienestar, Política social y desarrollo

Democratización y política social

  • Proyecto de: 2002 a 2005


El proyecto forma parte de la investigación sobre Política social en el contexto de desarrollo, la cual elabora los principios centrales que forman la base de la política social, como la edificación de una relación entre el Estado y la sociedad de carácter desarrollista (es decir, facilita y promueve el crecimiento económico y la transformación estructural), democrático (es decir, deriva su legitimidad de la participación popular y del proceso electoral) y socialmente inclusivo (es decir, sigue políticas sociales que proporcionan equitativamente derechos a todos los ciudadanos para garantizar que sus capacidades y funciones sean adecuadas para una participación digna en los asuntos societales). El proyecto incluye varias investigaciones temáticas y proyectos centrados en regiones de carácter comparativo (véase el enlace política social en el contexto de desarrollo, en el apartado “Información Relacionada”).

El proyecto examina las formas complejas en las que la democratización y la política social pueden reforzarse mutuamente. Sin tener en cuenta que la democratización puede abrir puertas para la participación ciudadana en el proceso político, los ciudadanos tienen que renovar periódicamente los mandatos de los encargados de formular políticas, y puede ser que dichos ciudadanos den mucha importancia a la política social. Sin embargo, puede ser que elecciones no sean suficientes para que rindan cuentas los que están en cargos públicos debido al alto número de políticas que persiguen.

Por lo tanto, este proyecto estudia la organización institucional y las dinámicas que incluyen la previsión de la asistencia social en el programa de acción política, la naturaleza de la presión política, la existencia de grupos de abogacía, para que el régimen democrático dé una protección social adecuada a sus ciudadanos; la conversión de tales presiones en pactos sociales o acuerdos que afectan a la manera en la que los gobiernos piensan sobre el bienestar y la democracia, y el grado en que la democracia garantice que los derechos y las expectativas asociadas con las políticas sociales sigan estando en el primer plano en el proceso político.

A su vez se puede usar la política social para afianzar o consolidar la democracia. La consolidación democrática implica cambios de actitud y de comportamiento, en los que una gran mayoría de los ciudadanos apoyan los valores y procedimientos democráticos esenciales para solucionar controversias. La bibliografía sobre la democratización destaca varios factores que ayudan a la consolidación. Estos incluyen la calidad de la sociedad civil, el grado de consenso entre las elites sobre las reglas de oposición y alternancia en el poder, y el desarrollo de una burocracia eficaz y el estado de derecho. El proyecto examina las formas complejas en las que la política social y las mejoras en bienestar afectan a las instituciones asociadas a la consolidación democrática.

Cabe formular la hipótesis de que una política social que mejore la seguridad de la gran mayoría de los ciudadanos, también mejorará la solidaridad social, incorporará los grupos desfavorecidos al régimen democrático al socavar las alternativas violentas o autoritarias, debilitará las relaciones clientelistas y aumentará la capacidad de los ciudadanos para participar en la vida pública como agentes autónomos. En otros términos, la política social puede influenciar el sistema político y democrático a través de la cohesión social. Los investigadores estudian cómo las exigencias de la política social fueron conceptualizadas durante las transiciones a la democracia, como los ciudadanos y los encargados de formular políticas perciben los vínculos entre los derechos civiles, la participación política y los derechos sociales; y qué función desempeña la política social en el régimen democrático.

Se han encargado nueve artículos para esclarecer estos vínculos. Se centrarán en democracias sólidas o relativamente estables: la contribución de John Stephens tratará de las democracias occidentales antiguas; Maurizio Ferrera cubrirá el sur de Europa; Fernando Filgueira estudiará América Latina; Terence Cox analizará Europa Centro-Oriental; Neera Chandhoke investigará India; Jennifer Jones trabajará sobre Jamaica y Sheila Bunwaree cubrirá Mauricio.

Estos estudios se publicarán en un volumen editado. Constituirán también una base de apoyo para futuras investigaciones sobre las nuevas democracias.