1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Eventos especiales

Reproductive and Sexual Rights: Charting the Course of Transnational Women’s NGOs



El presente informe es un estudio crítico de la función que desempeñaron las ONG transnacionales dedicadas a la mujer en la década de los años 90, en lo concerniente a la elaboración y aplicación de acuerdos internacionales relacionados con los derechos reproductivos y sexuales. Se centra en dos aspectos. En primer lugar, se analizan los múltiples modos en que los derechos reproductivos y sexuales están relacionados y vinculados a una gran variedad de cuestiones relativas a la sanidad, los derechos humanos, la justicia social y a la paridad de los sexos y el desarrollo humano. En segundo lugar, este estudio sirve para replantearse la compleja dinámica política en la que se encuentran las ONG transnacionales dedicadas a la mujer, ya que actúan en un mundo en proceso de mundialización, pero profundamente dividido e injusto. Esta dinámica abarca una situación ambigua y precaria. Por una parte, la influencia de los grupos feministas ha sido fundamental, tanto a nivel nacional como internacional, al lograr que los discursos dominantes sobre la reproducción, la población y la sexualidad concedan más importancia a la cuestión de la salud y la habilitación de las mujeres que a la reducción del crecimiento demográfico. Esto constituye un logro histórico importante y un indicio del poder de las ONG dedicadas a la mujer. Por otra parte, la transformación de este cambio discursivo en políticas y programas eficaces se ha visto extensiblemente limitada por los procesos económicos mundiales y las fuerzas religiosas y culturales, cuyo poder institucional es mucho mayor del que cualquier grupo feminista podría adquirir en la actualidad. Sin embargo, dicha transformación se ha visto limitada igualmente por las divisiones internas y la falta de perspicacia estratégica entre los propios grupos feministas.
    En el informe se evalúan los logros y las limitaciones recientes de los movimientos feministas, como representantes del cambio a nivel internacional, centrándose en particular en la labor desplegada por las organizaciones y coaliciones activas en el ámbito de la salud y los derechos reproductivos y sexuales. Sobre la base de investigaciones anteriores, se estudian las “líneas defectuosas” entre la salud y los derechos reproductivos y sexuales, y sus condiciones favorables necesarias a nivel social, cultural y económico. Los grupos que luchan por poner en práctica los derechos reproductivos y sexuales de la mujer y de los jóvenes han tenido que enfrentarse durante mucho tiempo a los programas macroeconómicos, fundamentalistas y neomaltusianos (represivos) que imponen constantemente las desigualdades por razón de sexo, raza o clase social, y que impiden, por tanto, la aplicación concreta de estos derechos para la gran mayoría. En los últimos tiempos, sin embargo, el proyecto de transformación de estas condiciones se ha complicado debido a otras tendencias adicionales, entre las que se incluyen: (1) las continuas crisis económicas que al mismo tiempo ponen en duda y ofrecen una oportunidad para reformar las políticas de ajuste estructural y los recortes en el sector público impuestos por los prestamistas internacionales; (2) los planes de reforma del sector sanitario que ponen énfasis en las medidas orientadas a la recuperación de los gastos, como los derechos de usuario; (3) la renuncia de los gobiernos nacionales a asumir la responsabilidad de facilitar servicios sociales en sectores básicos como la atención sanitaria y la educación; y (4) la tendencia de varios actores que carecen de responsabilidad política—como grupos religiosos fundamentalistas, empresas comerciales y ONG sin fines de lucro— a facilitar una continuidad.

    La parte central del informe se divide en varias secciones. En la Sección I se ofrece una visión general de la salud y los derechos reproductivos y sexuales defendidos por los grupos feministas del Norte y del Sur en las tres últimas décadas. El discurso se centra en la perspectiva global que asocia tres componentes: salud, desarrollo y derechos humanos. También se expone el modo en que esta filosofía desafía gravemente los criterios que distinguen los derechos de las necesidades, y las personas de las comunidades, al investigar los vínculos necesarios, tanto en el ámbito de la ética como de la política, entre las necesidades básicas y los derechos humanos fundamentales.

    En la Sección II se facilita una visión de conjunto de las conferencias de las Naciones Unidas en la década de 1990, a fin de evaluar el modo y los ámbitos en que los grupos feministas lograron infundir sus puntos de vista sobre los derechos reproductivos y sexuales en los documentos de las conferencias, y los sectores y motivos por los que fracasaron. Al centrarse principalmente en la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (El Cairo), la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer (Beijing), y la Cumbre Mundial para el Desarrollo Social (Copenhague), comparan en este estudio las perspectivas y estrategias feministas con las de otros “participantes” importantes que han intentado que los discursos y políticas internacionales dominantes giren en torno a la salud reproductiva y sexual: grupos fundamentalistas, en particular el Vaticano, y organizaciones principales de planificación demográfica y familiar. El éxito de estos últimos grupos al influir igualmente en los documentos de las conferencias, y el débil proceso político de las propias Naciones Unidas, refleja la inconsistencia y contradicción de los mismos, a pesar de sus progresos revolucionarios.

    La Sección III comienza con una visión general de la mundialización y las políticas macroeconómicas que influyen en los servicios sociales y en las últimas tendencias en lo que concierne a la reforma del sector sanitario. Considerando la disminución de las responsabilidades estatales y lo que llamo “los diferentes aspectos de la privatización”, se estudia la labor desplegada por las ONG dedicadas a la mujer para que los gobiernos asuman la responsabilidad de los compromisos internacionales, apliquen las disposiciones del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo, y transformen la salud/derechos reproductivos y sexuales en una política concreta. En la mayoría de los casos, los condicionamientos económicos, la falta de recursos y la reducción de los servicios—a menudo acompañados del resurgimiento de los movimientos fundamentalistas—constituyen el telón de fondo de la movilización feminista. En algunos ámbitos, sin embargo, las ONG dedicadas a la mujer están introduciendo cambios importantes en la política nacional, pese al entorno desfavorable y, en algunos casos (por ejemplo, en Brasil) están elaborando programas nuevos y prometedores de cooperación entre la sociedad civil y el gobierno.

    Finalmente, en la última sección del informe se estudia la preocupación reciente de que la movilización de las ONG pueda convertirse en un simple eslabón más de la cadena de la privatización que debilite más aún el poder estatal, y, en consecuencia, la responsabilidad estatal, en la era de la mundialización. Llego a la conclusión de que la participación de las ONG dedicadas a la salud de la mujer, tanto en las conferencias de las Naciones Unidas como en los procesos de puesta en práctica a nivel nacional, por lo general ha conducido a resultados positivos. Ambas experiencias han facilitado una comprensión más amplia de la necesidad de efectuar cambios estructurales profundos en las políticas macroeconómicas y el sistema de gobierno general, si se desea que los derechos sexuales sean una realidad para todos. Sin embargo, esta visión global aún carece de una estrategia adecuada, incluyendo coaliciones más sólidas con otros movimientos sociales, medidas para contrarrestar o regular la privatización de los servicios sociales—aun cuando sean realizados por los grupos feministas—y sistemas eficaces para que las organizaciones de la sociedad civil controlen y transformen las políticas e instituciones macroeconómicas. Esta estrategia es indispensable para crear el ambiente favorable necesario para la atención sanitaria centrada en las personas.
    • Publication and ordering details
    • Pub. Date: 1 Jun 2000
      Pub. Place: Geneva
      From: UNRISD