1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Sociedad civil y movimientos sociales

Global Tax Initiatives: The Movement for the Currency Transaction Tax



El impuesto sobre las transacciones monetarias (CTT por sus siglas en inglés) propuesto por primera vez en 1972, se fundamenta en una idea simple: un impuesto aplicado a todo cambio de divisas, a una tasa suficientemente baja para no entorpecer las transacciones que se requieren para financiar el comercio de bienes y servicios o las inversiones a largo plazo. El establecimiento del CTT, o de una nueva organización que lo administre, podría constituir un cambio normativo mundial de gran alcance. El presente documento se propone responder a dos preguntas. En primer lugar, ¿cuáles han sido, y son, las causas del surgimiento, el auge y el desarrollo de la campaña internacional en favor del CTT y los movimientos y redes mundiales conexos? En segundo lugar, ¿qué condiciones deben cumplirse para tener éxito con la aplicación de las diferentes estrategias para el cambio normativo mundial, en este caso el CTT? Y en consecuencia, ¿cuáles son los modelos y las estrategias viables para la aplicación del CTT y qué efectos podrían tener?

Para analizar la primera pregunta, el autor recurre al esquema de Braithwaite y Drahos, de acuerdo con el cual existen secuencias proactivas y reactivas recurrentes de acción estratégica para garantizar un cambio normativo mundial, como sería el caso del establecimiento del CTT. Una secuencia proactiva comienza con la creación de nuevas ideas y la “incorporación del poder institucional” por medio de diversos mecanismos y redes transnacionales. Una secuencia reactiva comienza con un desastre, seguido de una histeria mediática y, luego, las demandas del público en favor de la aplicación de nuevas regulaciones. En consecuencia, determinados actores pueden revivir una innovación normativa que podría, por medio de un complicado proceso y en una versión potencialmente diluida, convertirse en una norma mundial que a la postre aplacaría los ánimos del público.

A mediados de los años 90 comenzó a debatirse el tema del CTT en el contexto de la definición de fuentes alternativas de financiamiento para el sistema de Naciones Unidas y, en términos más generales, como parte de las iniciativas mundiales para reducir la pobreza absoluta. Sin embargo, hasta la crisis asiática de 1997–1998, el interés por el CTT generalmente se reanimaba a raíz de importantes crisis financieras, para luego desvanecerse a medida que las crisis desaparecían de los titulares de prensa. De las casi 200 crisis financieras importantes (que implicaron más de 80 crisis monetarias) que se han dado desde finales de los años 70, las de mayores consecuencias se han registrado desde 1990. La crisis mexicana (1994–1995) y sus repercusiones, y la crisis asiática (1997)—que se propagó hacia Rusia y Brasil (1998)—alarmaron a todo el mundo. En una reacción debida en parte a esta situación, surgió finalmente una campaña mundial más sistemática y organizada a favor del CTT. Este esquema reactivo se vio reforzado por la frustración general ante la política occidental de mundialización neoliberal y contribuyó de forma decisiva al establecimiento del Foro Social Mundial (FSM) en 2000–2001.

Para 2004, el movimiento que había generado la crisis asiática ya casi se había extinguido. Aunque muchas organizaciones no gubernamentales (ONG) celebraron la ley belga sobre el CTT el 1 de julio de 2004 como un acontecimiento de gran significación, no se vislumbra ningún CTT en el sentido de la propuesta original. Lo que permanece en la agenda de la política mundial es una versión neoliberal del impuesto que busca definir fuentes alternativas de financiamiento para el desarrollo. También existen importantes obstáculos para la cristalización de esta visión. Más aún, la campaña por el CTT se divide ahora entre quienes abogan por la implantación de un CTT minimalista implementado por cada país o la Unión Europea; y quienes luchan por la introducción de cambios normativos a nivel mundial.

En la segunda parte de este documento se analizan y evalúan las dos visiones que existen sobre el CTT. War on Want—una ONG de desarrollo internacional con sede en Londres—ha venido abogando por una versión minimalista del CTT como medio para “recaudar 20 mil millones de dólares anuales para ayudar a financiar los Objetivos de Desarrollo del Milenio”. El Proyecto de Tratado para un Impuesto sobre las transacciones monetarias mundial esboza un modelo alternativo más congruente con las aspiraciones de ATTAC y otras organizaciones y movimientos que participan en el proceso del FSM. En este ultimo modelo, el impuesto se fija en una tasa suficientemente alta para contrarrestar el poder de los flujos financieros transnacionales. El Proyecto de Tratado para un Impuesto sobre las transacciones monetarias mundial tiene el potencial para actuar como catalizador en el derecho internacional, al fungir de ejemplo de una regulación y tributación mundiales post-soberanas que pueden aplicarse igualmente en otros campos.

El documento concluye con un análisis de los posibles futuros sobre las condiciones que asegurarían el éxito de diferentes visiones y estrategias para poner en práctica el CTT. Si bien parecería un requisito la aparición de otras crisis para que se cree un nuevo contexto en favor del CTT mundial, no parece prudente cifrar las esperanzas en la posibilidad de un nuevo desastre. La dialéctica mundial de control también parece adoptar formas diferentes de las que desean los reformistas.

Heikki Patomäki es Profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad de Helsinki.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 15 Jan 2007
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-8178
    From: UNRISD