1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Política social y desarrollo

Seeing Big: Transformative Social Policies in Small States


Seeing Big: Transformative Social Policies in Small States
Este documento es un resumen de las observaciones del proyecto de investigación UNRISD-Secretaría del Commonwealth sobre la política social en estados pequeños. Las observaciones se basan en estudios exhaustivos de varios estados pequeños y de los problemas comunes que éstos enfrentan. El proyecto permitió analizar ciertos estados pequeños de las regiones del Caribe (Barbados, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica y Trinidad y Tabago), el Pacífico (Fiji, Samoa, Islas Salomón y Vanuatu), el Océano Índico(Mauricio y Seychelles) y el Mediterráneo (Malta). En este trabajo se examinan y comparan las conclusiones de los documentos con el ánimo de extraer algunas lecciones comunes sobre la manera en que los estados pequeños pueden promover eficazmente unas economías de desarrollo democráticas y socialmente inclusivas.

Aunque los estados pequeños se reúnen a menudo en un solo grupo debido a sus características distintivas y supuestas vulnerabilidades, no son todos iguales. En efecto, estos países han seguido rutas muy diferentes en pos del desarrollo: algunos han registrado un progreso considerable en cuanto a sus resultados socioeconómicos, mientras que otros siguen a la zaga. En esta investigación se utilizaron estudios de caso exhaustivos para poner a prueba cuatro hipótesis y explicar por qué ciertos estados pequeños tienen éxito y otros no. De acuerdo con estas cuatro hipótesis, los estados pequeños tienen éxito porque utilizan a sus pequeñas poblaciones para construir (i) una sólida cohesión social o (ii) “pactos sociales” duraderos; porque (iii) utilizan su soberanía de una forma estratégica (por ejemplo, promulgando leyes para proteger la banca extraterritorial, u “offshore”); o porque (iv) crean fuertes sistemas de previsión que promueven el desarrollo socioeconómico inclusivo.

La primera y segunda hipótesis podrían simplificarse en la idea de que “lo pequeño es armonioso”, debido a su supuesta homogeneidad cultural o un acomodamiento comunal más fácil. Sin embargo, contrariando las expectativas, muchos estados pequeños son sumamente heterogéneos, con divisiones étnicas, lingüísticas o religiosas (por ejemplo, Fiji, Vanuatu, y Trinidad y Tabago, respectivamente). Incluso algunas sociedades homogéneas acusan una polarización política, como es el caso de Malta. De allí que la cohesión social y el acomodamiento no puedan darse por descontados en los estados pequeños. No obstante, estos factores parecen facilitar el desarrollo. De los estados examinados en la investigación, aquellos que tuvieron “el mejor desempeño” tenían bajos niveles de fraccionamiento cultural (Malta and Seychelles), encontraron una fórmula para la inclusión y el acomodamiento comunales (Mauricio) o tuvieron una combinación de estos dos factores (Barbados). Puede que lo pequeño no sea armonioso, pero –a riesgo de decir una perogrullada- la armonía sí parece contribuir al desarrollo.

La tercera hipótesis, vale decir, que los estados pequeños pueden usar su poder de jurisdicción como recurso económico, se observa en muchos de estos países. Por ejemplo, Mauricio, Malta y Barbados han logrado utilizar los incentivos tributarios, los tratados de comercio preferencial, las inversiones extranjeras y la asistencia externa para promover su desarrollo. Pero esta estrategia no es infalible: ejemplo de ello es Vanuatu, país que comenzó sus esfuerzos por fomentar la industria de la banca offshore en los años setenta y que hasta ahora ha logrado muy poco, podría decirse que por la debilidad de sus instituciones y la inestabilidad política. Estos problemas también han socavado los intentos de atraer inversión extranjera directa (IED) a las Islas Salomón y Fiji. Por lo tanto, los estados pequeños pueden valerse de su poder de jurisdicción como recurso económico, pero existen otros factores, como las características institucionales y políticas, que son fundamentales para obtener los resultados esperados.

La cuarta hipótesis, a saber, que los estados benefactores fuertes conducen a mejores resultados socioeconómicos, tiene sustento en los estudios de país. Sin embargo, no basta con solo invertir en servicios sociales y programas de previsión; por ejemplo, comparada con otros estados pequeños, Guyana ha gastado una gran porción de su producto interno bruto (PIB) en salud y educación en los años 80 y 2000, pero continúa teniendo resultados decepcionantes en lo social. Parecería que la mejor estrategia sería adoptar un enfoque integral, o holístico, en materia de política social y económica a fin de alentar la transformación del desarrollo. A menudo, los países que han tenido el mayor éxito en la aplicación de una política social holística universal se guiaron por una ideología de justicia social y derechos laborales y practicaron el acomodamiento cultural. De hecho, las mismas políticas sociales inclusivas mejoraron la cohesión social mediante la reducción de la desigualdad y la superación de la marginación. Esto ayudó a su vez a mejorar la estabilidad política, el clima de inversión y el desarrollo económico.

A partir de un análisis económico y político comparativo, se intenta explicar con esta investigación la evolución histórica divergente de los estados pequeños. Se ha agrupado a los estados pequeños para comprender mejor los desafíos que éstos enfrentan y la manera en que puede utilizarse la política social para alcanzar los objetivos de desarrollo. Al investigar las políticas sociales de los estados pequeños desde una perspectiva comparativa, las conclusiones contribuyen a revelar las complejidades que se presentan a la hora de diseñar dichas políticas en entornos socioeconómicos, institucionales e históricos diferentes. El estudio de estos países —tanto aquellos que han tenido éxito como aquellos que aún no lo han logrado— deja lecciones que otros bien pueden considerar.

Algunas de las enseñanzas que nos deja esta investigación serían las siguientes: adoptar una ideología de justicia social y responsabilidad mutua; aplicar un enfoque holístico a la política y los objetivos sociales y económicos, con énfasis en la trasformación del desarrollo; brindar protección y servicios sociales universales; fortalecer la capacidad del estado; generar cohesión social; y reconocer los retos y beneficios que plantea la historia colonial de estos estados.

Naren Prasad es Primer Oficial de Asuntos Económicos de la Comisión Económica y Social de las Naciones Unidas para Asia Occidental (CESPAO). Nicola Hypher es Asesor de Política de Protección Social con Save the Children UK. Megan Gerecke es Oficial Técnico de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Las opiniones expresadas en este documento son exclusivamente de los autores y no reflejan necesariamente los puntos de vista de sus respectivas organizaciones.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 14 Aug 2013
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 2305-5375
    From: UNRISD