1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Política social y desarrollo

Pensions and Pension Funds in the Making of a Nation-State and a National Economy: The Case of Finland



El presente trabajo tiene por objetivo describir y analizar el desarrollo de los sistemas de pensión en Finlandia. Se presta especial atención al uso de los fondos de pensión en la formulación de las políticas nacionales. El caso finlandés contiene material de utilidad para estudiar dos funciones latentes de la política social: cómo crear una nación unificada (tras una dura guerra civil) y cómo invertir los fondos de pensión de forma que permitan llevar a cabo proyectos nacionales de desarrollo.

En este documento se analiza el primer programa nacional de pensiones, instituido en 1937, que fuera plenamente financiado y acumulado en cuentas individuales. Tales fondos se utilizaron para proveer de electricidad a todo el país. También se analiza el papel del régimen de pensiones vinculadas al empleo, aplicado por primera vez en 1961. Los fondos del plan de 1961 se destinaron a la industrialización del país. También los planes de pensión municipales introducidos en 1966, y cuyo financiamiento es parcial, resultan de especial interés. Los fondos de pensión comunales se invirtieron parcialmente en la producción de viviendas, lo que a su vez contribuyó a la transformación de una sociedad agraria en una sociedad industrial y urbana. Finalmente, se aborda la situación actual, donde ya no parece posible llevar adelante semejantes “megaproyectos nacionales”. En la actualidad, el capital, incluido el capital de las pensiones, se invierte donde pueden obtenerse los mejores rendimientos sin tomar en cuenta las metas nacionales, como solía ocurrir en el pasado. Enfrentamos en este caso un problema clásico de acción colectiva: los fondos de pensión se recaudan de empleos finlandeses, pero se invierten, en una proporción creciente, en proyectos ubicados fuera del país. Ello se traduce en menos puestos de trabajo en el país, lo que a su vez reduce la base de la cual se retienen las contribuciones de pensión. Por lo tanto, la pregunta crucial que surge en este caso es la siguiente: ¿Es o no es posible romper este círculo vicioso y, de ser posible, cómo hacerlo?

La experiencia finlandesa sirve de ejemplo de la forma en que la política social se ha utilizado con éxito como estrategia de desarrollo. La historia de la política de pensiones de Finlandia contiene una serie de aspectos que pueden servir como estrategia de aprendizaje para los países en desarrollo. En primer lugar, el sistema nacional de pensiones que se introdujo inicialmente se aplicó en una sociedad predominantemente agraria y pobre. De allí que la ejecución del sistema, así como la forma en que se resolvieron los problemas relacionados con la recaudación de la prima de seguros, pudieran constituir lecciones útiles. En segundo lugar, los programas de política social podrían crear y fortalecer la solidaridad y un sentido de pertenencia o identificación en la población. La forma en que se edifica la previsión social tiene importantes ramificaciones para la solidaridad social. Los finlandeses se desempeñaron exitosamente en esta área: tuvieron confianza en ellos mismos y en sus instituciones, por lo que Finlandia es el país menos corrupto del mundo.

En tercer lugar, la política social puede utilizarse como instrumento de promoción de las metas económicas nacionales; en este documento se presta particular atención a este aspecto. El primer plan nacional de pensiones (1937) se basó en cuentas de ahorros personales. El plan de pensión era una especie de ahorro obligatorio, o confiscación del consumo, para fines de inversión. Hasta cierto punto el sistema funcionó, y los fondos nacionales de pensión se utilizaron para ayudar al país durante los años aciagos de la Segunda Guerra Mundial y la reconstrucción de la nación durante el período de la posguerra. Los fondos nacionales de pensión se utilizaron deliberadamente para erigir la infraestructura básica del país. En ese sentido, el sistema totalmente financiado basado en los ahorros tuvo un rotundo éxito. A principios de los años 60, se promulgaron leyes relativas a las pensiones vinculadas al empleo. Tales pensiones se basaban en un financiamiento parcial. Estos fondos de pensión de régimen contributivo, que hoy en día se ubican entre los más altos de la Unión Europea, fueron invertidos para acelerar la industrialización del país; la mayor parte de tales fondos se devolvieron en calidad de préstamo para, o fueron invertidos en, la industria finlandesa. Así, mientras los fondos nacionales de pensión fueron de crucial importancia para proveer de electricidad a todo el país en los años 50, los fondos de pensión de régimen contributivo han contribuido a establecer una sociedad industrial.

La historia de la política de pensiones de Finlandia indica que es posible unificar la política social y el desarrollo económico de forma de poder alcanzar simultáneamente una sociedad más o menos justa y estable, una seguridad social decente y un sólido crecimiento económico. Estos aspectos no tienen por qué ser mutuamente excluyentes. El caso finlandés es un claro ejemplo de ello.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 15 Mar 2006
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-8208
    From: UNRISD