1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Género y desarrollo

The Statistical Evidence on Care and Non-Care Work across Six Countries



El trabajo de cuidado no remunerado—las labores domésticas y el cuidado de personas que se efectúan en los hogares y comunidades de todas las sociedades de forma no remunerada—es un área que los economistas, al igual que muchos actores del desarrollo, generalmente descartan como materia de estudio. Sin embargo, la cantidad de trabajo de cuidado no remunerado que se realiza, la forma en que la carga de este trabajo se distribuye entre distintos actores y la proporción y los tipos de trabajo de cuidado que son no remunerados o remunerados tienen importantes implicaciones para el bienestar de las personas y las familias, así como para el crecimiento económico y el bienestar de las naciones.

En este documento se resumen y comparan las conclusiones de un análisis de datos sobre el empleo del tiempo en Argentina, Nicaragua, la India, la República de Corea, Sudáfrica y Tanzanía para un proyecto del Instituto de Investigación de las Naciones Unidas para el Desarrollo Social (UNRISD) sobre la Economía política y social del cuidado. El proyecto en general busca explorar la forma en que el cuidado—y en particular el cuidado de personas—es suministrado por las instituciones de la familia o grupo familiar, el Estado, el mercado y la comunidad, así como por las personas que conforman tales instituciones. El análisis que se presenta en este documento se concentra en los aspectos cuantitativos del cuidado no remunerado que brindan las personas en los hogares.

El documento se divide en nueve secciones, a saber:

Conceptos clave: En esta parte se presentan conceptos relacionados con el empleo del tiempo que se utilizan posteriormente en el análisis.
Información básica sobre las encuestas en los seis países: En esta sección se describe la fuente de los datos utilizados para el análisis en cada uno de los seis países. Esto es importante dado que parte de la variación entre los países que se menciona en el documento podría reflejar diferencias metodológicas, más que “reales”, entre ellos.
Pautas básicas de género: Contiene una serie de gráficos elaborados a partir de cuadros estandarizados desagregados por sexo para cada país. Estos gráficos dan una idea de la variación de los niveles de participación y tiempo invertido por hombres y mujeres en labores relacionadas con el empleo, el trabajo de cuidado no remunerado y el cuidado de personas definido en términos más limitados.
Distribución del tiempo invertido en el cuidado: En esta sección se exploran las distribuciones que hay detrás los promedios que por lo general forman la base de los análisis de uso del tiempo. Los distintos gráficos de países confirman que el tiempo que los hombres invierten en el trabajo de cuidado no remunerado y el cuidado de personas tiende a agruparse en el extremo inferior de la distribución, mientras que un gran número de mujeres dedica muchas horas a la labor del cuidado.
Las estimaciones Tobit: Estos cálculos se refieren al análisis econométrico que se realizó en cada país para determinar los principales factores que inciden en el tiempo invertido en labores de cuidado no remuneradas y el cuidado de personas en los seis países.
El género combinado con otros factores: En esta parte se abordan las diferencias y similitudes entre los países en cuanto a la forma en que el factor de género interactúa con otros factores examinados en las estimaciones Tobit para determinar cómo distintas personas prestan el cuidado. En esta sección se examina especialmente cómo difiere el tiempo invertido entre hombres y mujeres en cada uno de los países en relación con la presencia de niños en el hogar, la situación de empleo y la edad.
La relación de dependencia del cuidado: Contiene los resultados por país de una relación de dependencia del cuidado propuesta para el proyecto como indicador de la demanda de cuidado, en contraste con otras secciones que se concentran fundamentalmente en el suministro de cuidado.
El valor monetario del trabajo de cuidado no remunerado: En esta sección se analizan diversos enfoques para asignar un valor a la labor de cuidado no remunerada, y se comparan los resultados con una serie de indicadores macroeconómicos para los seis países. Estos indicadores son el producto interno bruto, el trabajo remunerado, los ingresos públicos y el gasto público en servicios sociales.
Conclusiones: Aquí se hacen algunas observaciones finales sobre la pertinencia de los resultados del estudio.

Este documento confirma algunas pautas de género básicas constantes en cuanto a la participación en el trabajo que toma el Sistema de Cuentas Nacionales (SCN), así como en el trabajo de cuidado no remunerado, en los seis países. Para todos los países, el promedio de tiempo invertido en el cuidado no remunerado en el caso de las mujeres es más del doble del que invierten los hombres. La brecha de género más acentuada se registra en la India, donde las mujeres pasan casi 10 veces más tiempo cuidando sin percibir remuneración que los hombres. Por el contrario, los hombres tienden a pasar más tiempo que las mujeres en trabajos del SCN en todos los países. También en este caso, la India tiene la diferencia entre géneros más amplia: los hombres pasan casi dos veces y media más tiempo en trabajos del SCN que las mujeres.

Cuando se combinan el trabajo del SCN y el trabajo de cuidado no remunerado, se observa que las mujeres trabajan mucho más que los hombres en todos los países. El volumen de trabajo total que cumplen los hombres oscila entre 74 por ciento del total de trabajo que realizan las mujeres en Sudáfrica y 94 por ciento en el caso de las mujeres de la India. Cuando se analiza la distribución de hombres y mujeres en cuanto al tiempo invertido en labores de cuidado no remuneradas, el número de hombres que no realiza bajo ninguna circunstancia este trabajo es muy superior al del número de mujeres. Y entre quienes sí realizan este tipo de trabajo, se observa una marcada aglomeración en los puntos que representan tiempos cortos invertidos en esta labor. En contraste, existe una alta variabilidad entre las mujeres en cuanto a la cantidad de trabajo de cuidado no remunerado y, en consecuencia, un nivel notable de desigualdad, con algunas mujeres que dedican mucho tiempo a esta tarea.

Las estimaciones Tobit confirman que, como era de esperarse, el ser hombre se traduce en menos trabajo de cuidado no remunerado en todos los países. Este factor es el más influyente (mayor coeficiente en términos absolutos) de todos los factores probados en cada país, con la excepción de Argentina. Para todos los países, el tener un niño en la casa tiende a aumentar la cantidad de trabajo de cuidado no remunerado. El coeficiente para la edad siempre es positivo, mientras que para la edad al cuadrado es negativo. Esto indica un incremento inicial de la cantidad de trabajo de cuidado no remunerado con el aumento de la edad, a lo que sigue una disminución. La cantidad de trabajo de cuidado no remunerado tiende a disminuir con el incremento del ingreso, mientras que el tener empleo tiende a disminuir la cantidad de trabajo de cuidado no remunerado realizado en todos los países, salvo en Tanzanía. Para casi todos los países, el estar casado(a) tiende a aumentar la cantidad de trabajo de cuidado no remunerado.

En términos generales, existen al menos tantas diferencias como similitudes entre los países. Específicamente, se observan variaciones importantes en cuanto al “volumen” del trabajo de cuidado realizado, en el sentido del nivel de las tasas de participación, tiempo promedio invertido por las mujeres y los hombres en diferentes actividades y las diferencias absolutas y relativas entre hombres y mujeres. Algunos de estos valores reflejan diferencias metodológicas en cuanto a instrumentos, número de días cubiertos, esquemas de clasificación, grupo de edad cubierto, etc. Sin embargo, las diferencias metodológicas no pueden explicar y despejar más que una pequeña proporción de las variaciones.

Las diferencias entre los países examinados en este documento confirman que el género no es un “regalo divino” y una condición inmutable. El género es más bien un factor que varía con cada país y con cada cultura. No obstante, a los fines de la formulación de políticas, lo que ocurre al interior de un país es tan o incluso más importante que lo que ofrecen las comparaciones entre países. Este trabajo, así como los documentos de investigación correspondientes a cada país, contienen comparaciones transversales de diferentes grupos dentro de un determinado país en un determinado momento. También se necesita hacer comparaciones longitudinales de pautas del empleo del tiempo dentro de un país determinado. Por lo tanto, los países deben realizar encuestas sobre el empleo del tiempo a intervalos regulares, utilizando para ello una metodología estándar que permita realizar comparaciones fiables con el transcurso del tiempo. Esto sería similar a la práctica actual de las encuestas continuas sobre la fuerza laboral, aunque en el caso de las encuestas del empleo del tiempo no sería necesario realizarlas con la misma regularidad que aquellas, porque es poco probable que las pautas del empleo del tiempo cambien con la misma rapidez.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 17 Dec 2008
    Pub. Place: Geneva
    ISBN: 1994-8026
    From: UNRISD