1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back to Publication

Igualdad de género: La lucha por la justicia en un mundo desigual


Extracto del Capítulo 8 - La búsqueda de un programa nuevo de política social

Los niveles de bienestar del mundo actual están sujetos a una gama de inseguridades. Estas últimas se agudizan en contextos donde pocas personas trabajan por contrato y con derecho a beneficios derivados del trabajo, y donde los procesos de producción local están cada vez más expuestos a las fluctuaciones y recesiones de los mercados mundiales. Cuando las remuneraciones y los ingresos han caído en picada y los empleos han desaparecido, a las personas les queda poco espacio hacia donde replegarse. En muchos de los países en desarrollo no sólo se pierden los mecanismos formales de protección social para millones de mujeres y hombres que laboran en la economía informal, sino que contingencias tales como enfermedades, partos y la vejez son en sí mismas fuerzas poderosas de empobrecimiento, en la medida en que las remuneraciones caen y los bienes para adquirir atención médica merman en contextos cada vez más comercializados.

Recientemente se ha reconocido más esta realidad. El decenio de 1990 fue testigo de un viraje importante en las declaraciones de política a nivel mundial, reconociéndose el papel vital de la política social para el proceso de desarrollo. Este no fue solamente un giro retórico, como se advierte en la gráfica 8.1, que muestra cómo ahora los sectores sociales reciben casi una tercera parte del total del financiamiento otorgado por los donantes a los países en desarrollo.1 Esto dista mucho del
“fundamentalismo del mercado” que se pregonaba a principios del decenio de 1980, el cual se centraba de manera reducida en “corregir los precios” sin tomar en cuenta para nada las consecuencias sociales.


Para abrir el archivo PDF o recibirlo por e-mail, elija una opción a la derecha.