1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back to Publication

Igualdad de género: La lucha por la justicia en un mundo desigual


Extracto del Capítulo 5 - La feminización e informalización del trabajo

En los últimos tres decenios las tasas de actividad económica de las mujeres han estado incrementándose en la mayor parte del mundo, tal como se mostró en la gráfica 1.2 y como lo muestra la 5.1. Hay excepciones a esta tendencia mundial general, de manera importante en Europa Central y Oriental y en Asia Central, donde ha habido un retroceso, y en el Oriente Medio
y África del Norte, donde dichas tasas se mantienen muy bajas. Pero la tendencia general es hacia aumentar la presencia femenina en el dominio de la economía, y en algunos países los índices de actividad de las mujeres se están aproximando a los de los hombres. ¿Qué significa en realidad la convergencia aparente de los índices de actividad económica masculino y femenino? ¿Significa la desaparición de la distinción por razón de sexo en el mercado laboral? En otras palabras, ¿ser hombre o mujer ya no es un atributo significativo que afecta las modalidades de entrada a la fuerza laboral, la pauta del empleo, el estatus en el mercado laboral, y el acceso a la remuneración y a las prestaciones sociales? Otra cuestión que surge del incremento de la participación femenina en la fuerza laboral es si eso ha tenido un efecto igualatorio en la división por sexo del trabajo doméstico y asistencial no remunerado.

La información que se analizó en el capítulo 3 permite sugerir que, no obstante haber habido cambios importantes en las pautas de trabajo de las mujeres—siendo el más notable de ellos el incremento en el trabajo asalariado—los mercados laborales siguen estando segmentados por género, así como por factores tales como raza, casta y etnicidad, los cuales se cruzan con el sexo de las personas. La segmentación del mercado laboral no desaparece con la modernización y el crecimiento económico, tal como demuestra claramente la experiencia de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). En la medida en que los mercados laborales se reestructuran y modernizan, invariablemente hay cambios a la vez que continuidades. Sin embargo, la intensificación reciente del trabajo remunerado de la mujer ha estado acompañada por procesos de desregulación de las condiciones de trabajo, así como por la transferencia de determinadas tareas de las empresas subcontratistas y por la fragmentación de cadenas internacionales de suministro.

Para abrir el archivo PDF o recibirlo por e-mail, elija una opción a la derecha.