1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back to Publication

Igualdad de género: La lucha por la justicia en un mundo desigual


Extracto del Capítulo 3 - Liberalización, mercados laborales y beneficios para la mujer: Una imagen contradictoria

La posibilidad de que las mujeres logren la paridad con los hombres en el bienestar depende del tipo de políticas macroeconómicas y estrategias de desarrollo que se lleven a cabo. Esto es así porque las aptitudes de las mujeres y los hombres difieren, al igual que su acceso a recursos tales como tiempo, tierra y crédito. Estas diferencias en los puntos de partida influyen en la capacidad de las mujeres de generar ingresos y obtener seguridad social. Un sistema de segregación del empleo en función del sexo determina los efectos de las políticas macroeconómicas; este factor es importante, aun cuando por otro lado predomine la igualdad entre mujeres y hombres en términos de calificaciones, aptitudes y control de recursos. No obstante que hay algunas variaciones según las condiciones específicas de cada país, la segregación del empleo entre trabajo remunerado y no remunerado y, a su vez, en el interior de los mercados laborales remunerados (por ocupación, así como por sector), continúa siendo una tendencia muy marcada a nivel mundial y que muestra pocas señales de disminución.

Las facultades y posibilidades de las mujeres y de los hombres para generar su subsistencia son diferentes, lo cual es resultado de un trato diferenciado en mercados importantes tales como el del trabajo, el de la tierra y el de crédito. La capacidad de las políticas macroeconómicas para promover la igualdad de género depende así en primera instancia del grado en que se apoye el crecimiento económico y, en segundo lugar, de los efectos distributivos del crecimiento en relación con el género: vía gasto público, mediante la distribución de los recursos entre los miembros de la familia y del hogar, y a través de diversos mercados.

En este capítulo se analizan las formas en que las políticas de liberalización producen resultados con sesgos de género, destacándose los cambios cuantificables habidos en el mercado laboral. Este enfoque se deriva en parte de la insistencia con que los partidarios de la mundialización han destacado los efectos beneficiosos de la liberalización en el empleo y los ingresos de las mujeres. La información presentada pone en tela de juicio la validez de esa pretensión.


Para abrir el archivo PDF o recibirlo por e-mail, elija una opción a la derecha.