1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Política social y desarrollo

Breaking the Mould: An Institutionalist Political Economy Alternative to the Neoliberal Theory of the Market and the State



Ha-Joon Chang examina críticamente en su estudio el discurso neoliberal que actualmente informa acerca de la opinión dominante sobre el papel del Estado, y propone una teoría alternativa, la economía política institucionalista (EPI) para superar sus limitaciones.
    Tras la introducción (sección 1), el autor examina paso a paso la evolución del debate sobre el papel del Estado durante el periodo de la posguerra que ha conducido al dominio actual del neoliberalismo (sección 2). Sugiere que el neoliberalismo nació de una “alianza nefasta” entre la economía neoclásica y la filosofía política austro-libertaria; defiende asimismo que, a pesar de pretender una coherencia intelectual y unos mensajes bien definidos, esta alianza nefasta no podía librarse de algunas tensiones internas importantes, por lo que sólo podía sostenerse mediante un cierto grado de reflexión y de compromiso político.

    En la siguiente sección (sección 3), el autor examina algunos de los supuestos fundamentales subyacentes al discurso neoliberal sobre el papel del Estado. Señala que este discurso tiene algunas limitaciones fundamentales debidas, en primer lugar, a su concepción del mercado, el Estado y las instituciones, y, en segundo lugar, al modo en que especula sobre sus interrelaciones. Se abordan cuatro aspectos fundamentales de la teoría neoliberal: la definición de “mercado libre”; la definición y consecuencias de “disfunción del mercado”; la suposición de “primacía del mercado” (la idea de que el mercado es, lógica y temporalmente, anterior a las otras instituciones, incluido el Estado); y el análisis de la política.

    En la última sección del estudio (sección 4), el autor hace un esbozo del modo en que estas limitaciones pueden (y, en su opinión, deben) superarse mediante una teoría que considere seriamente el papel que desempeñan la política y las instituciones: una economía política institucionalista. Trata tres cuestiones en particular: el análisis del mercado, el análisis del Estado y el análisis de la política.

    El autor sostiene que los mercados neoliberales están insuficientemente especificados a nivel institucional, y que es necesaria una especificación institucional más clara. Defiende que destacar la importancia del carácter institucional del mercado exige introducir explícitamente las políticas en el análisis del mercado (y no solamente en el análisis del Estado). Esto obedece a que los mercados son en definitiva estructuras políticas, en el sentido de que están definidos por una serie de instituciones formales e informales que representan ciertos derechos y deberes, cuya legitimidad (y, por tanto, impugnabilidad) se determina en última instancia en el ámbito de la política.

    Con relación al análisis del Estado, el autor da razones en contra del supuesto que las motivaciones preconcebidas de las personas sean egoístas, y a favor de que las motivaciones humanas son variadas y están complejamente interrelacionadas. Además, defiende que las motivaciones individuales están fundamentalmente formadas por instituciones. Particularmente en la esfera pública del Estado, donde los valores desinteresados se ponen de relieve a nivel institucional y donde los actores interiorizan así muchos de estos valores, es importante reconocer los límites del comportamiento interesado y la influencia de las instituciones en la formación de las preferencias.

    Con relación al análisis de la política, Ha-Joon Chang cuestiona la afirmación neoliberal acerca de que la política inevitablemente corrompe el mercado. Defiende que los propios mercados no solamente son estructuras políticas, sino que la noción neoliberal del mercado “incorrupto” se basa en una serie particular de creencias políticas que no pueden pretender que se les considere superiores a otra serie de creencias políticas. De acuerdo con el autor, la política debería considerarse un proceso institucionalmente estructurado, no solamente porque (como reconocen los neoliberales) las instituciones determinan las acciones políticas de las personas en función de sus motivaciones y percepciones, sino porque influyen en el modo en que las personas perciben sus propios intereses, el límite legítimo de la política y las normas adecuadas de comportamiento en la política.
    • Publication and ordering details
    • Pub. Date: 1 May 2001
      Pub. Place: Geneva
      ISSN: 1020-8208
      From: UNRISD