1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Democracia, gobierno y bienestar

Economic Policy Making and Parliamentary Accountability in the Czech Republic



La responsabilidad y la rendición de cuentas son cuestiones fundamentales en cualquier democracia, y revisten particular importancia en los países que están estableciendo sistemas democráticos y economías de mercado. La rendición de cuentas está estrechamente vinculada con las cuestiones de la delegación de poderes, la existencia de controles y balances democráticos tradicionales, y las sanciones. El tratamiento de la rendición de cuentas en un sistema jurídico exige un marco para el funcionamiento del sistema, pero la realidad puede diferir del ideal. Por lo general, la legislación se elabora gradualmente; la práctica muchas veces precede al establecimiento de normas o revela la debilidad de las leyes existentes. Estos problemas pueden remediarse simplemente a través de la experiencia adquirida con el tiempo, de la profesionalización de las élites y, algunas veces, de las influencias políticas y económicas externas.

En este documento, Zdenka Mansfeldová destaca el poder legislativo del parlamento, y las formas en que los gobiernos tratan de coordinar el proceso de toma de decisiones en el ámbito de la política económica. Se ponen de relieve seis ámbitos: 1) La transformación económica en la República Checa y la evolución que ha experimentado la formulación de políticas económicas; 2) Los estilos de formulación de políticas durante la transformación económica, el establecimiento de autoridades independientes—en particular el Banco Nacional Checo (BNC) independiente—y su relación con la autoridad legislativa, y el papel que desempeñan las instituciones financieras internacionales y su influencia en la transformación política y económica; 3) La naturaleza del sistema político y la relación entre los poderes legislativo y ejecutivo; 4) La participación parlamentaria en la formulación de políticas económicas en la fase de toma de decisiones o, posteriormente, durante la fase de control; 5) El proceso de negociación sobre el presupuesto estatal; y 6) Aspectos participativos de la gestión de gobierno tecnocrática, el papel que desempeñan los grupos de interés, y la aparición y el desarrollo de un diálogo social.

En la República Checa, el período inicial de transformación entre 1990 y 1992 fue crucial para la creación de instituciones democráticas y la formación del espectro político. Al mismo tiempo, se tomó una importante decisión sobre el modo en que se llevarían a cabo las reformas económicas. Durante los cinco primeros años de la transición, el proceso relegó la cuestión de la rendición de cuentas a un segundo plano, aunque se creó un marco legislativo para la misma. El énfasis en una reforma económica rápida, el proceso de privatización, y la subestimación del marco legislativo y de sus dimensiones éticas; plantearon problemas, particularmente en la segunda mitad del decenio de 1990, cuando resultó evidente que los aspectos individuales del programa reformista no se habían coordinado suficientemente. La falta de experiencia entre las nuevas élites políticas también desempeñó un papel en este dilema. Sin embargo, el decenio de 1990 también conllevó una profesionalización considerable de las élites políticas. En el proceso de consolidación de la democracia en la República Checa, el Parlamento se ha integrado funcionalmente en el sistema constitucional.

Los programas que presentaron los partidos políticos democráticos en 1990, en las primeras elecciones libres tras la caída del comunismo, reflejaron esfuerzos encaminados a volver a la Europa democrática, lo que en concreto suponía integrarse en aquellas instituciones y organizaciones a las que Checoslovaquia había pertenecido antes del régimen comunista, o creadas durante dicho régimen. Estos programas constituyeron un paso importante en los albores de la transformación política y económica porque, entre otros aspectos, hicieron posible la obtención de préstamos exteriores y el apoyo especializado de las organizaciones internacionales, lo que a su vez contribuyó a la elaboración de una nueva legislación y a la creación de nuevas instituciones.

El establecimiento de un banco central independiente, el BNC, fue una parte importante del proceso de reforma económica. No obstante, el alto grado de independencia que la legislación concedió al Banco creó tensiones entre éste y el gobierno, y fue continuamente objeto de debates políticos relacionados con el desarrollo económico del país. Los medios que el gobierno quiso emplear para solucionar estos problemas muchas veces entraron en conflicto con la posición del Banco. La independencia del BNC nunca fue cuestionada; se trataba de analizar el modo de aumentar la rendición de cuentas de la institución frente a los representantes electos (los miembros del Parlamento), de abordar la rendición de cuentas desde una perspectiva jurídica, y de asegurar la comunicación con el gabinete. En la segunda mitad del decenio de 1990, la cooperación entre el BNC y la Unión Europea y el Banco Central Europeo aumentó en los ámbitos de la banca y la política monetaria, y en relación con la adhesión anticipada de la República Checa a la Unión Europea.

En la última sección del documento, Mansfeldová examina el papel que desempeñan los grupos de interés, especialmente en relación con la fuerza de trabajo y el capital, en lo que respecta a su influencia en la dirección de las políticas económicas durante la transformación. Proyecta el desarrollo de un diálogo social institucionalizado, su papel en el proceso de transformación, y los nuevos desafíos relacionados con la adhesión a la Unión Europea.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 9 Oct 2005
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-8186
    From: UNRISD