1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Identidades, conflictos y cohesión social

Exclusionary Populism in Western Europe in the 1990s and Beyond: A Threat to Democracy and Civil Rights?



Hacia fines de los 1980, un nuevo tipo de partidos y movimientos de derecha empezó a ganar terreno en varias democracias liberales, en particular—aunque no exclusivamente—en Europa. Entre los más exitosos de estos partidos están los Schweizerische Volkspartei (Partido Popular Suizo), Fremskrittspartiet (Partido del Progreso Noruego), Freiheitliche Partei Österreich (Par-tido Austríaco de la Libertad) y, en Francia, el Front National (Frente Nacional).

Entre las características que distinguen estos movimientos y partidos de los partidos más tradi-cionales están el rol del liderazgo carismático, una estrategia populista de mercadotecnia polí-tica con una marcada orientación hacia el cliente (es decir, el votante), y una notable capacidad de atracción y movilización basada en una gama de inquietudes, prejuicios y resentimientos populares que han tenido como blanco principal el sistema político establecido. El objetivo de los nuevos partidos y movimientos ha sido el desacreditar a la “clase política” para generar transformaciones políticas radicales. Dichos partidos y movimientos se han promovido como defensores incondicionales de los derechos del pueblo, promotores intrépidos de sus intereses, y como los únicos representantes de la “verdadera democracia”.

Al mismo tiempo, adoptan una ideología que tal vez se podría describir mejor como un tipo de populismo excluyente. La esencia de la doctrina política en cuestión consiste en un concepto res-tringido de la ciudadanía, según el cual la verdadera democracia está basada en una comunidad si no étnica, por lo menos culturalmente homogénea, donde sólo los ciudadanos de mucha antigüedad son miembros plenos de la sociedad civil, y donde sólo los que han contribuido en forma sustancial a la sociedad tienen derecho a gozar de los beneficios de ésta. En los casos más extremos, el populismo excluyente ha tomado la forma de un “nacionalismo cultural” que, en vez de promover nociones de superioridad étnica o cultural, pretende proteger la identidad cultural, los valores idiosincrásicos y las costumbres propias, contra la “contaminación” o la intrusión de lo extranjero. En la derecha populista contemporánea esto significa, ante todo, proteger y defender los logros y avances de la cultura y civilización europeas.

Aunque una hostilidad explícita hacia los extranjeros, una fuerte oposición a la inmigración y una vehemente resistencia a la construcción de una sociedad multicultural son características centrales de todos los nuevos partidos populistas de derecha en Europa y en otras partes del mundo, estos partidos no son mayoritariamente partidos de protesta basados en un sólo tema político, sino que promueven, en muchos casos, un programa integral de cambio socioeconó-mico, sociocultural y sociopolítico cuya implementación acarrearía consecuencias extensas. En sus esfuerzos para encauzar los resentimientos populares, los partidos han utilizado una di-versa gama de temas políticos cuyo atractivo sólo se puede entender en cada contexto nacional. La inmigración y el multiculturalismo han sido sólo un componente de los temas (aunque, por cierto, uno importante). Si los partidos han logrado conseguir un público y un apoyo político, es por la utilización de estos temas, junto con un esfuerzo por encauzar los sentimientos de xeno-fobia latentes y difusos en la población.

Las razones del éxito político de estos partidos y movimientos incluyen un extenso desencanta-miento, y rechazo de los partidos, los políticos y el proceso político en general (incluyendo, quizá, la misma democracia); sentimientos difusos de ansiedad en el actual contexto de acelerado cambio socioeconómico y socioestructural asociado con la mundialización y la revolución en la tecnología de la informática; y una incomodidad general respecto de los desafíos culturales implícitos en la afluencia y presencia de un creciente número de inmigrantes no-europeos. Aunque una mayoría de europeos preferiría no tener a estos inmigrantes entre ellos, los inmigrantes son cada vez más necesarios. Por un lado compensan las tasas de nacimiento cada vez más reducidas, previniendo una eventual escasez de mano de obra, y por el otro sirven como una fuente de fondos parcial para financiar el estado de bienestar.

Dadas estas diversas motivaciones detrás del apoyo que tiene el populismo de derecha, quizá no sea sorprendente que la base electoral de los partidos en cuestión no sea reducible a un grupo determinado, como, por ejemplo, la pequeña burguesía. En varios casos se ha manifes-tado una “proletarización” significativa de la base social de apoyo de estos partidos (o sea, un aumento bastante dramático en el número de obreros que votan por ellos). Esto no necesariamente significa, sin embargo, que los partidos tengan atractivo exclusivamente para los grupos que más amenazados se sienten por el cambio tecnológico y económico. Para entender el apoyo que suscita la nueva derecha populista, podrían ser más útiles los enfoques que se centran en las actitudes y valores que apoyarse en un enfoque analítico más tradicional basado en los fenómenos de clase. Una advertencia similar se podría hacer con respecto a las variables socioestructurales como el género, la educación y la edad.

Dada la actual confluencia de presiones de competencia cada vez mayores asociadas con la mundialización y las presiones demográficas debidas al envejecimiento acelerado de las socie-dades europeas, junto con un alto nivel de descontento con el proceso político, es poco probable que disminuya significativamente el atractivo de los partidos de derecha de ideología populista excluyente en el futuro previsible. Su éxito sin duda plantea un desafío considerable a la demo-cracia liberal en Europa. El que se convierta, o no, en una amenaza real a la democracia depen-derá, a fin de cuentas, en la fortaleza de las instituciones democráticas y la cultura política des-arrolladas en Europa durante los últimos 50 años.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 1 Oct 2004
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-8194
    From: UNRISD