1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Sociedad civil y movimientos sociales

Islamisme et pauvreté dans le monde rural de l’Asie centrale post-soviétique: Vers un espace de solidarité islamique?



Este estudio tiene por objeto revelar cómo algunos ciudadanos importantes del medio rural (notables rurales), incluidos aquellos que se identifican con el islamismo, organizados en redes locales, conectadas a su vez con otras redes nacionales basadas en principios políticos o económicos, y con redes exteriores (organizaciones religiosas u ONG islámicas); se esfuerzan por reducir la pobreza en sus propias aldeas a través de la reactivación de formas tradicionales de solidaridad islámica. Proponen una supervisión del espacio social destinado a una población musulmana que se siente abandonada por el Estado y que está empobreciéndose progresivamente. El éxito del estableci-miento de redes de solidaridad islámica que rivalizan con el poder central, al disputarse el control de la sociedad, tiene sus raíces en el sistema político autoritario de los países del Asia central post-soviética, esquema característico de las sociedades tradicionales aún muy marcadas por la relación entre maestro y discípulo que prevalece en la mística musulmana.

El estudio se basa en los resultados de diversas encuestas en campo realizadas fundamental-mente en el verano de 2002 en tres países de Asia central: Uzbekistán, Tayikistán y Kirguistán. Se organiza en torno a tres temas. El primer tema está dedicado al empobrecimiento progresivo del medio rural, a través del estudio de la “familia” en las sociedades tradicionales centroasiáticas. Conviene recordar que la salida del sistema soviético y la introducción de las leyes del mercado se producen en un entorno social y económico desestructurado. A pesar de una crisis socioeconómica, las grandes instancias internacionales obligan a los Estados independientes de Asia central a transformar sus sociedades siguiendo diferentes etapas, una de las cuales se refiere a la política de privatización de la tierra. Esta crisis socioeconómica reveló ampliamente la vulnerabilidad de los hogares rurales y de ciertos grupos sociales como, por ejemplo, los jóvenes, conscientes de que sus condiciones de vida no sólo no mejoran, sino que se deterioran, y que constituyen el núcleo de la oposición islámica. En un período de transformaciones socioe-conómicas, se observa el resurgimiento del modelo de la familia ampliada, mayoritario en el entorno rural centroasiático, no tanto por la preocupación por la “retradicionalización”, sino porque este modelo permite desarrollar una lógica de supervivencia. La poligamia, cuyo “regreso” se observa tanto en la ciudad como en el campo, se percibe como una forma de “ingresos”, en la medida en que permite que una mujer divorciada o abandonada con sus hijos pueda estar a cargo de un hombre casado. La privatización de la tierra tiene consecuencias directas en la organización de las formas de familia y en la gestión de su economía doméstica. El tamaño de las familias rurales dificulta particularmente la lucha por la supervivencia. Y esto es precisamente lo que incita a algunas de estas familias rurales a refugiarse en el islamismo, no tanto por convicción ideológica, sino para expresar su descontento.

El segundo tema del estudio examina el islamismo en Asia central y pretende mostrar cómo la exclusión de una población musulmana procedente del mundo rural puede orillar a esta pobla-ción a inclinarse por la movilización islámica. Tras haber elaborado una tipología de islamismo centroasiático, que se divide entre un islamismo estatal, un islamismo no normativo, y un islamismo radical dividido a su vez en diversas tendencias, algunas de ellas ilegales (Partido del Renacimiento Islámico Tayiko, Movimiento Islámico de Uzbekistán y Movimiento Hizb ut-Tahir); se prestará particular atención a los efectos del islamismo en la población rural. El ámbito rural ofrece un terreno propicio para el desarrollo de la oposición islámica, al estar directamente afectado por la desorganización del sistema de producción y gestión de los recursos económicos, consecuencia de la privatización que, por lo demás, sólo figura por escrito. Los is-lamistas, en particular los militantes clandestinos del Hizb ut-Tahrir, sumamente activos desde el debilitamiento de las tropas del Movimiento Islámico de Uzbekistán durante la represalia estadounidense en 2001, ambicionan responder en lo sucesivo a las expectativas de la población rural en busca de la justicia divina. Sin embargo, en esta empresa se enfrentan con los intereses de los mollahs, incluidos los mollahs oficiales, que constituyen el cuerpo de notables locales y que, si bien no se refugian en el islamismo, tienen un discurso muy conservador.

El tercer tema examina precisamente la acción emprendida por estos diversos mollahs organizados en redes locales y que constituyen una auténtica cultura de clan en el sentido en que la concibe Ibn Khaldun (acabiyya). En efecto, algunos de ellos han podido acceder a la tierra gracias a sus redes clientelistas. Tras un breve análisis del estado de las reformas agrarias en los tres países estudia-dos comparativamente, se deduce que la tierra se ha distribuido principalmente entre hombres de confianza, todos ellos cabezas de familia, incluidas personalidades religiosas. La mayoría de ellos, con excepción tal vez de los notables, no consiguen integrarse en el mercado debido a las grandes limitaciones que pesan sobre ellos, como por ejemplo, el papel intervencionista que sigue desem-peñando el Estado (Uzbekistán, Tayikistán) y “se las arreglan” para asegurar su propio consumo alimentario. Se observa que las autoridades políticas locales se basan en principios sociales tradi-cionales para aplicar la política reformista dictada “desde arriba”, prefiriendo tratar directamente con hombres poderosos, como los mollahs. Recientemente, estos mollahs han obtenido el estatus de granjeros y emprenden iniciativas para apoyar a los pobres, estrategia que forma parte del espí-ritu de la religión musulmana; en particular por la observación de diversas limosnas, como la zakat. Pero, en realidad, lo único que estos hacen es aprovecharse de la situación de desconcierto y de rebelión contra la injusticia, al ofrecerles espacios de solidaridad islámicos. A cambio de dicho apoyo, estas poblaciones musulmanas desheredadas no dudan en adherirse a sus ideales religio-sos. La ayuda prestada a los más desfavorecidos se deriva también de las relaciones entre mollahs oficiales y presidentes de las estructuras agrícolas reorganizadas (raïs). Dos ejemplos observados en dos localidades rurales situadas en Tayikistán (cerca de Gharm y de Hissar) ilustran particu-larmente esta situación, al poner de relieve el complejo juego político en el que los religiosos y los representantes del poder político-económico pueden enfrentarse por el control de las riquezas estatales y la creencia de los hombres.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 1 Nov 2004
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-8178
    From: UNRISD