1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Democracia, gobierno y bienestar

Technocratic Policy Making and Parliamentary Accountability in Argentina, 1983–2002



En la década de 1990, los ministerios de economía de muchas democracias nuevas se convirtieron en entes sumamente tecnocratizados. Dichos ministerios llegaron a ser actores de gran peso político, capaces de bombardear las asambleas legislativas con proyectos de ley complejos. De no alcanzar niveles semejantes de capacidad técnica, las asambleas legislativas corren el riesgo de permanecer en desventaja a la hora de evaluar dichos proyectos de ley y, por lo tanto, de ejercer su función de exigirle rendimiento de cuentas al poder ejecutivo. Ello se traduce en un déficit de rendición de cuentas horizontal (horizontal accountability).

En este documento se examinan los factores que impulsan a las asambleas legislativas a desarrollar capacidad técnica y supervisora. La mayoría de los estudios que tratan de explicar el surgimiento de estas capacidades de supervisión legislativa se centran en normas institucionales o en los incentivos que los políticos enfrentan para avanzar sus carreras profesionales. Este documento complementa estos enfoques al abordar una serie de factores que han recibido menos atención: las estrategias que los partidos políticos adoptan para negociar con el poder ejecutivo. Se presenta una tipología de diferentes estrategias y el modo como cada una de ellas afecta al desarrollo de capacidades técnicas y de supervisión parlamentaria. Dicha tipología se ilustra haciendo referencia al caso de Argentina entre 1983 y 2002.

Al tratar con el poder ejecutivo, los partidos de gobierno pueden adoptar tres estrategias posibles: la cooperación excesiva, el obstruccionismo, o el “apoyo negociado”. Según Javier Corrales, la última estrategia es la que más conduce a que las asambleas legislativas ejerzan su papel de supervisión del poder ejecutivo. Sin embargo, incluso bajo estas circunstancias, los incentivos que enfrenta el poder legislativo para llevar a cabo rendición de cuentas siguen siendo insuficientes.

En cambio, los incentivos son mayores si provienen de los partidos de oposición. Las asambleas legislativas incrementarán su capacidad de supervisión si los partidos de oposición presionan para ello, lo que a su vez depende de la estrategia que elijan dichos partidos para negociar con el poder ejecutivo. Los partidos de oposición suelen adoptar al menos tres estrategias. En primer lugar, pueden negarse a cooperar con el poder ejecutivo con respecto a la aplicación de políticas. En segundo lugar, pueden dedicarse a denunciar asuntos de corrupción. Por último, pueden convertirse en expertos en políticas públicas, desafiando al poder ejecutivo sobre los detalles particulares de las mismas, en lugar de meramente cuestionar la ideología general del gobierno. Corrales afirma que esta última estrategia por parte de los partidos de la oposición, que él denomina “enfrentamiento técnico”, es la que más fomenta la supervisión legislativa.

En Argentina, el problema radica en que las condiciones favorables para el surgimiento de rendición de cuenta ante el parlamento han sido, en su mayor parte, débiles o inexistentes. En el decenio de 1980 no estaba dada ni la condición idónea por parte del partido de gobierno (apoyo negociado), ni del partido de oposición (enfrentamiento técnico). A partir de 1991, surgió un tipo de presión (apoyo negociado por parte del partido de gobierno), con lo cual el poder legislativo se volvió algo más dispuesto y capacitado para supervisar al poder ejecutivo, pero nunca de un modo muy significativo. La presión más efectiva para que aumentara la supervisión—partidos de oposición interesados en en-frentamientos técnicos—no ocurrió sino hasta finales de 1990, y sólo durante un tiempo muy breve.

En conclusión, el desarrollo parlamentario en materia de tecnocracia y de supervisión enfrenta a una paradoja difícil de resolver. Por una parte, el partido de la oposición rara vez ocupa la posición política más influyente para impulsar al parlamento a ejercer estas funciones. Por otra parte, el partido en el poder casi nunca está muy dispuesto a someter al poder ejecutivo a un escrutinio riguroso. El resultado puede ser una insuficiencia de tecnocratismo, y por consiguiente, de capacidad de super-visión por parte del parlamento. Argentina ilustra esta paradoja, así como algunas formas de esca-par de la misma.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 1 Sep 2004
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-8186
    From: UNRISD