1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Democracia, gobierno y bienestar

The New Public Management Approach and Crisis States



La nueva gestión pública (NGP), prácticas y técnicas de gestión extraídas principalmente del sector privado, se considera cada vez más como un fenómeno mundial. Las reformas que encierra la NGP transfieren el énfasis que recaía en la administración pública tradicional hacia la gestión pública. Los elementos fundamentales incluyen varias formas de descentralización de la gestión dentro de los servicios públicos (p. ej.: la creación de agencias autónomas y la transferencia del control presupuestario y financiero), el incremento de uso de mercados y la creciente competencia en la provisión de servicios públicos (p. ej.: el sistema de contratación y otros mecanismos de la índole del mercado), así como el énfasis cada vez mayor en: actuación, producción y orientación hacia el consumidor.

Las reformas de la NGP han sido impulsadas por una combinación de los factores económico, social, político y tecnológico. Los países que han seguido la ruta de la NGP tienen una característica en común: haber sufrido crisis económicas y fiscales, lo que ha provocado la búsqueda de eficacia y de modos para disminuir los costos en la entrega de servicios públicos. La crisis del estado benefactor llevó a que se cuestionara el papel del estado y su carácter institucional. En cuanto a la mayoría de los países en desarrollo, han sido las presiones externas las que han tenido mayor peso en empujar las reformas de la administración pública y la gestión, y han tenido lugar en el contexto de programas de ajuste estructural. El auge de las ideas neoliberales desde finales de los 70, el desarrollo de la tecnología de la información, y el crecimiento y uso de consultores y asesores en gestión internacional que han participado en las reformas, son también otros impulsores de reformas tipo NGP. Entre los factores adicionales, en el caso de los países en desarrollo, se destacan las condicionalidades crediticias y el creciente hincapié en la buena gobernación.

Hasta hace poco la nueva gestión pública se consideraba un fenómeno que ocurría en gran parte en los países desarrollados, en especial en los anglosajones. Sin embargo, en la década de 1990, en algunas economías en desarrollo y de transición, se han visto aplicaciones de variantes de las técnicas y prácticas de la NGP. Algunos elementos que se discuten en este documento, incluyen la descentralización de la gestión dentro de los servicios públicos, la reducción de tamaño, contrato por resultados, contratación e imposición de tarifas a los usuarios. Tales elementos se han aplicado en estados en crisis, pero no de manera muy exhaustiva o constante.

La reducción de tamaño y las tarifas para los usuarios se han introducido de manera vasta, especialmente en África, en estrecha asociación con los programas de ajustes estructurales. En algunos países, se han creado agencias autónomas dentro del sector público. Los ejemplos abarcan hospitales autónomos en Ghana, Zimbabwe y Sri Lanka, así como también la escisión de los departamentos de administración de aranceles aduaneros y de rentas públicas para formar agencias ejecutivas en Ghana y Uganda.

En una serie de estados en crisis, el contrato por resultados y la contratación se han convertido en la norma. La contratación se ha adoptado como instrumento para reformar las empresas de pertenencia estatal (EPE), lo que ha brindado mayor libertad de acción a los gestores de las EPE, a la vez que, mediante un sistema de premios y sanciones, les hace responsables de la actuación de tales empresas. Los contratos por resultado se utilizan en varios sectores entre los que figuran los servicios públicos, transporte, telecomunicaciones y agricultura, (p. ej.: en Ghana, Bolivia, Senegal y la India). Los servicios públicos han incrementado el sistema de contratación, entre ellos (p. ej.: el manejo de residuos sólidos), servicios sanitarios auxiliares como limpieza, lavandería y de alimentación (p. ej.: en Zimbabwe), y el mantenimiento de caminos.

Si bien la adopción de estas prácticas de la NGP parecen haber sido provechosas en algunos casos (p. ej.: ahorro en los costos del mantenimiento de caminos mediante la contratación, en algunos países africanos y en Brasil), existe, a la vez, potencial y limitaciones reales para la aplicación de algunos elementos en estados en crisis. La experiencia limitada de la NGP en tales estados sugiere que hay problemas institucionales y de otra índole, y que si persisten pueden significar restricciones vinculantes con la implementación. Algunas de las preocupaciones relativas a la capacidad, atañen a la habilidad de manejar una red de contratos, al desarrollo de sistemas de seguimiento, y a la difícil gobernación y entorno institucional que pudiese restringir la capacidad de implementación.

Aunque el enfoque de la nueva gestión pública puede que no sea una panacea para los problemas del sector público en los estados en crisis, la adaptación atenta y selectiva de algunos elementos para sectores selectos, podría ser beneficiosa.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 1 Sep 1999
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1012-6511
    From: UNRISD