1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Género y desarrollo

The Changing Shape of the Care Diamond: The Case of Child and Elderly Care in Japan



En el Japón, el cuidado de los niños, los adultos mayores, los enfermos o las personas con discapacidades ha recaído tradicionalmente en la familia. Siendo uno de los estados benefactores con la proporción más alta de adultos mayores (definidos estos como personas mayores de 65 años), el Estado japonés prestaba ciertos servicios de cuidados, pero estos eran limitados y la cobertura se restringía a aquellos que tenían las necesidades más intensas de cuidados. Sin embargo, un conjunto de fuerzas sociales ha convertido en una necesidad la expansión del papel del sector público en la prestación de cuidados. Estas fuerzas son el cambio demográfico (envejecimiento), cambios en las estructuras familiares (proporción creciente de hogares de una persona y hogares compuestos únicamente por adultos mayores) y, en cierta medida, cambios en el mercado laboral (incremento de la participación de la mujer en la fuerza de trabajo).

En el caso del cuidado de los adultos mayores, la rápida expansión de la demanda de servicios públicos de cuidados coincidió con el recorte del gasto social producto de un déficit fiscal en acelerado deterioro. Se hizo patente entonces que el gobierno no podría satisfacer el aumento futuro de las demandas de cuidados sin emprender una reforma radical. Como resultado, se introdujo en el 2000 el Seguro de Cuidados a Largo Plazo (SCLP).

Con respecto al cuidado infantil, la disminución de la fecundidad es lo que ha motivado la respuesta del Estado. La principal justificación era que, a fin de aumentar la fecundidad, era menester aliviar las presiones que la crianza de los hijos ejerce sobre las mujeres, y una manera de hacerlo era alentar a estas últimas a trabajar. Sin embargo, la relación entre la provisión de cuidados a cargo del Estado y la fecundidad nunca se aclaró ni entendió a cabalidad, por lo que la respuesta de política ante el cuidado infantil fue confusa y timorata.

En este documento, Aya Abe describe la dimensión del problema del cuidado de adultos mayores en el Japón, examina el papel del gobierno en la prestación de servicios de cuidados y, en menor medida, considera la función del mercado antes y después de la implantación del SCLP. También se aborda en este trabajo la dinámica de los cambios en la provisión pública de cuidado de menores. El autor amplía la idea del “diamante del cuidado” que propusiera Razavi y lo aplica al cuidado de adultos mayores y niños en el Japón con fines comparativos.

Cabría resaltar tres observaciones principales del documento.

En primer lugar, tanto para el cuidado de adultos mayores como de niños, el autor observa que las desigualdades de género en la prestación de cuidados siguen siendo marcadas. El grueso de los cuidados corre por cuenta de las mujeres que componen la familia inmediata, trátese de la esposa, la hija o hijastra en el caso de los adultos mayores, o bien de la madre en el caso de los niños. La introducción del SCLP reforzó las tendencias tradicionales al enfatizar el cuidado doméstico en detrimento del cuidado institucional, y una combinación de factores culturales y socioeconómicos perpetúan el sesgo de género. Uno de dichos factores es la limitada representación e influencia de los movimientos de mujeres y otros movimientos sociales en el proceso de formulación de las políticas. Otro factor es el hecho de que el valor asignado al tiempo de la mujer en el mercado laboral es muy bajo en comparación con el del hombre. Una proporción creciente de la fuerza laboral femenina se compone de trabajadoras no permanentes cuyos salarios son mucho más bajos que los de las trabajadoras permanentes. Esto se ve reforzado con las políticas de cuidados que no dejan a la mujer otra alternativa más que interrumpir sus carreras a la edad de entre 20 y 30 años para cuidar de sus hijos. Dado que estas mujeres ya han debido abandonar sus empleos permanentes con anterioridad, se ven empujadas hacia el cuidado de los adultos mayores cuando llegan a los 50 ó 60 años. Así, las políticas de cuidados y de empleo refuerzan el papel de la mujer como proveedora de cuidados.

En segundo lugar, los diamantes del cuidado para los adultos mayores y los niños son bastante diferentes en el Japón, debido principalmente a las diferencias en cuanto a sus objetivos de política. El objetivo enunciado del SCLP es “socializar la carga del cuidado entre los distintos componentes de la sociedad entera”. Pero de acuerdo con el autor, el motivo oculto radica en cortar los desembolsos fiscales gubernamentales para el cuidado de adultos mayores. En contraste, el objetivo de política del cuidado de niños es “equilibrar el trabajo y la familia”, con el fin postrero de aumentar las tasas de fecundidad y la participación de la mujer en la fuerza laboral. El resultado de estas diferencias de objetivos es que el SCLP intenta enfatizar las soluciones domésticas, mientras que la política de cuidados a la infancia enfatiza el cuidado institucional. Otra diferencia notable entre las políticas de cuidados de adultos mayores y de niños es el papel de los mercados. En el cuidado de los adultos mayores, se observa un traslape casi total de las esferas del Estado y el mercado. En efecto, sostiene Abe, el SCLP opera como solución de mercado para la carga fiscal de los servicios de cuidados prestados por el Estado. De allí que el dinero asignado a los servicios de cuidados sea recaudado (entre todos los ciudadanos mayores de 40 años) y distribuido (de acuerdo con la clasificación que hace el Estado de las necesidades de cuidados) por el Estado, mientras que la prestación de servicios es responsabilidad casi total de instituciones privadas. En contraste con lo anterior, la provisión de cuidados a la infancia se divide entre la esfera pública y el ámbito privado.

Finalmente, explica Abe, en el desarrollo de las políticas de cuidados tanto para adultos mayores como para niños, brillan por su ausencia las voces de los proveedores de cuidados, en particular de las mujeres, así como de aquellos que reciben los cuidados. En este caso, las políticas de cuidados no difieren de otras políticas sociales en el Japón, que son notablemente burocráticas.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 16 Jun 2010
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1994-8026