1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Mercados, empresas y regulación

Internetworking for Social Change: Keeping the Spotlight on Corporate Responsibility



La manipulación estratégica de la tecnología de la información y la comunicación (TIC) para divulgar la información a través de todas las redes del planeta, es algo que ahora muchas de las grandes ONG dan por sentado. Efectivamente, pareciera que desde la incipiente distribución en línea de materiales y análisis durante la Cumbre de la Tierra, en Río, la importancia de la comunicación electrónica ha evolucionado e incrementado considerablemente. Se supone que tal ‘trabajo de red’ ha facilitado una mundialización de la sociedad civil no menos notable de interés que aquella que caracteriza al mundo empresarial.

Pero, ¿pudiese esto exagerar la función de Internet en la promoción de los objetivos planteados por los grupos a favor del desarrollo sostenible? El mundo ‘virtual’ de terminales de computadoras con vínculos universales ¿es más una ficción exagerada, para convencer a las personas de que están mejor conectadas, que un antídoto eficaz para el aislamiento y la impotencia que tantos articulan al final del siglo? En este documento se intenta responder a tales interrogantes, primero, con un examen de la historia de la mundialización de las ONG mediante Internet, y luego con la exploración de las experiencias que las importantes organizaciones internacionales, sociales y del medio ambiente han acumulado con el uso de Internet.

La Coalición de Birmania Libre, los Zapatistas en México, la campaña de Ogoni y McSpotlight nos entregan los primeros ejemplos del aprovechamiento eficaz de la TIC para hacer públicas las campañas de protección al medio ambiente y de justicia social. En cada una de estas situaciones, se pusieron de relieve los poderosos intereses empresariales como al menos, responsables en parte de crear las condiciones en que ocurrieron los hechos destructivos.

El propuesto Acuerdo Multilateral sobre Inversiones (AMI) es un ejemplo más reciente del uso exitoso de la comunicación por medio del correo electrónico y de la Web para situar al comercio internacional en el primer plano de la actualidad. En este caso, los grupos opositores al Acuerdo pudieron aprovechar sus experiencias de trabajo de red tras la reunión de Río, a fin de orquestar una campaña mundial para divulgar las negociaciones comerciales multilaterales. Podría decirse que, las conversaciones sobre el Acuerdo, hubiesen de otro modo continuado a la sombra de la OCDE—escapando de la vista de los medios de comunicación que finalmente recogieron la historia por vía de Internet.

Muchas de las ONG críticas del Acuerdo Multilateral sobre Inversiones participaron también en el cuestionario que proporciona información para este informe; aquellos que respondieron mencionaron varias ventajas y limitaciones importantes de la comunicación por medio de Internet. Entre los beneficios principales se da la interactividad y posibilidades de diseminación permitidas a través de la combinación de las tecnologías de pulsar y extraer; es esta ventaja la que permite que las organizaciones no sólo puedan informar a las partes interesadas sino que también las motiva para tomar parte inmediata en una campaña a través de Internet. Sin embargo, un importante reto que aún presenta la tecnología es la cuestión de acceso a las organizaciones que observan que, si bien sus partidarios en línea crecen de manera exponencial, un porcentaje importante del público continúa fuera de línea, especialmente en el Sur.

La habilidad, de las organizaciones mundiales de sociedad civil, para trascender las divisiones geográficas a través de Internet, no ha pasado desapercibida. Mientras que las empresas y las asociaciones comerciales han sido sorprendidas en la batalla por repartirse el mercado de la atención pública en Internet, sus departamentos de comunicaciones y asuntos públicos comienzan a utilizar sus propios sitios en la web para promover no solamente sus mercancías y productos, sino también su personalidad pública como buenos ciudadanos interesados en fomentar el desarrollo sostenible.

Si bien las ONG llevan por ahora la delantera en el juego, las empresas se tornan usuarias más sabias de Internet para transmitir sus propias perspectivas de responsabilidad empresarial sobre el entorno social. Como lo han observado las ONG y las empresas que han respondido al cuestionario, uno de los elementos más atractivos de Internet es la habilidad de pasar por alto el control editorial de los medios de comunicación principales. La comunicación directa que ofrece el correo electrónico y los sitios de la Web, por ejemplo, significa que las organizaciones mundiales disfrutan ahora de una oportunidad sin precedentes para controlar su relación con el público.

Como lo sugiere este informe, varias ONG internacionales prominentes se sirven de Internet para comunicar sus mensajes con mucho éxito, y para mantener la atención pública en las actividades empresariales que se consideren destructivas del entorno social y el medio ambiente. Empero, hay factores que se avecinan en el horizonte, amenazantes a la relativa democracia de Internet como medio para proyectar también en la imaginación pública la historia de los activistas. El documento termina con la recomendación de tomar con cautela la comunicación en línea—reconociendo tanto sus limitaciones inherentes como su demostrada competencia.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 1 Sep 1999
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1012-6511
    From: UNRISD