1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Género y desarrollo , Eventos especiales

For or Against Gender Equality? Evaluating the Post-Cold War “Rule of Law” Reforms in Sub-Saharan Africa



La principal cuestión abordada en este documento es la siguiente: ¿ha fomentado o dificultado la igualdad de género el programa reformista posterior a la Guerra Fría en el África subsahariana encaminado al establecimiento de un estado de derecho? Las reformas para la creación de un estado de derecho (ROL, por sus siglas en inglés) se consideran indispensables para establecer una economía de mercado y un Estado democrático, los dos fundamentos clave del proyecto neoliberal. En el África subsahariana, las reformas jurídicas e institucionales emprendidas durante la “segunda oleada” de reformas políticas inmediatamente posteriores a la Guerra Fría se han justificado en términos de estos dos objetivos. Se ha insistido e invertido enormemente en la creación de un marco jurídico e institucional adecuado para el mercado. Se ha prestado cierta atención al fundamento del Estado democrático, por ejemplo, a través de la reforma de las leyes electorales y de estructuras institucionales como los tribunales y las comisiones nacionales de derechos humanos. La mayor parte de las reformas jurídicas sustantivas se han centrado en ámbitos como los códigos comerciales, la quiebra, la banca, las leyes fiscales y de propiedad (incluida la propiedad intelectual), el régimen de las empresas y la libertad de información.

En este mismo período, los movimientos defensores de la igualdad de género en la región han tenido una incidencia mayor y han desempeñado un papel más relevante. Algunas de las preocupaciones expresadas por estos movimientos coinciden en parte con el programa reformista ROL, por ejemplo, acabar con los perniciosos efectos de la corrupción, la ineptitud y los prejuicios institucionalizados (incluidos los prejuicios de género) en el funcionamiento de las instituciones judiciales; e introducir reformas constitucionales progresivas que puedan aumentar la protección jurídica contra la discriminación por motivos de género. Sin embargo, al yuxtaponer las prioridades de la reforma legislativa y las prioridades expresadas por los defensores de la igualdad de género se observa que las reformas introducidas en el marco del programa reformista ROL no se han traducido sistemáticamente en reformas que fomenten la igualdad de género. Los progresos realizados a este respecto han sido limitados y difíciles de conseguir. Las reformas jurídicas e institucionales emprendidas hasta el momento siguen sin abordar una gran parte del programa que propugna la igualdad de género. Las principales lagunas identificadas son las siguientes:

• Las garantías constitucionales de los derechos tienen un alcance limitado, en particular cuando se permite que las normas consuetudinarias y religiosas no sólo regulen los cuestiones familiares, sino que además se sobrepongan a sustituir las leyes antidiscriminatorias.
• Las reformas de la ley de propiedad, en el peor de los casos, han incrementado la desigualdad de género y, en el mejor de los casos, no han conseguido reducir los prejuicios existentes. El debate oficial sobre el género y la tenencia de la tierra sigue al margen de procesos más amplios de reestructuración económica, como los que afectan al sector de los servicios financieros. Las reformas del sector financiero no se han coordinado con la reforma de la legislación y la práctica en materia de propiedad y de familia y, sin embargo, esta normativa es fundamental para que las mujeres puedan acceder a los servicios financieros.
• El programa reformista de ROL se caracteriza por no haberse comprometido seriamente con las instituciones informales o cuasi formales, si bien éstas desempeñan un papel fundamental en la toma de decisiones y la solución de litigios (particularmente, familiares) y tienen una incidencia mucho mayor que las instituciones de administración de justicia a efectos de determinar las relaciones de género.
• Las reformas para dotar de medios al sector judicial (por ejemplo, proporcionándole nuevos edificios e informatizándolo) han atendido principalmente a la solución de los litigios mercantiles, pero han asignado inversiones escasas a materias tales como los tribunales de familia o la asistencia jurídica en juicios familiares. Sin embargo, en los casos en que estos sectores se ocupan de, por ejemplo, demandas relativas a la custodia, el pago de alimentos y la sucesión; la adopción de medidas poco costosas, como la ayuda para rellenar formularios, cambiaría enormemente la situación.
• No se ha conseguido que la legislación laboral y las prestaciones de seguridad social se hagan extensivas a sectores como las explotaciones agrícolas pequeñas y medianas, las empresas del sector informal, el servicio doméstico y las zonas francas industriales (ZFI) (sectores en los que las leyes de protección laboral a menudo no se aplican), en los que predominan las mujeres. En el sector formal, existe una legislación laboral inadecuada que propicia la discriminación de género.

Este documento se divide en tres secciones principales. La primera ofrece una visión general del programa reformista ROL en el África subsahariana. Comienza con una observación sobre el papel que han desempeñado instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial al proporcionar ideas y fondos que han impulsado los proyectos de reforma. En la segunda sección se abordan las prioridades que han puesto de relieve los defensores de la igualdad de género en la región, y se evalúan las iniciativas de reforma emprendidas por los gobiernos y donantes con miras a destacar diferencias de género observados en el programa reformista ROL. En la última sección se observa que aun en los casos en que los gobiernos se comprometen con la igualdad de género, este compromiso no se refleja en el establecimiento de prioridades o en la asignación de fondos destinados a introducir reformas legislativas, judiciales y orientadas a la aplicación de la legislación. Si bien los defensores de la igualdad de género han insistido con gran habilidad en el “Estado democrático”, fundamento del programa reformista ROL, con miras a ejercer presión para que se consideren los derechos constitucionales de las mujeres; el compromiso ha sido menor con la dimensión específica de las reformas relativas al “marco jurídico para el mercado”. Por lo tanto, es necesario que los defensores de la igualdad de género encuentren un modo más coherente y directo de desafiar los argumentos basados en el mercado que justifican las medidas jurídicas que generan o consolidan las desigualdades de género.

Celestine Nyamu-Musembi es una jurista keniana y trabaja como investigadora en el Instituto de Estudios para el Desarrollo, en la Universidad de Sussex, Reino Unido.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 1 Aug 2005
    ISSN: 92-9085-060-4
    From: UNRISD