1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back

Methodological and Data Challenges to Identifying the Impacts of Globalization and Liberalization on Inequality

  • Autor(es): Albert Berry
  • Documento no.: 5
  • Código: PP-OC-5
  • No. de páginas: 54


La mundialización (la creciente interacción económica entre los países) y la liberalización (la intervención cada vez menor de los gobiernos en los mercados, en parte con respecto a la interacción internacional, pero también en términos más generales) son dos de las características que definen los dos últimos decenios. Ambas han dado lugar a un polémico debate, en el que las opiniones varían desde las más optimistas hasta las más escépticas. En este documento, Albert Berry analiza la evidencia del modo en que ambas tendencias han tenido efectos en la desigualdad (y, por tanto, en la pobreza) tanto a escala mundial como dentro de los países. La notoria falta de consenso sobre estos efectos refleja tanto la escasez de información cuantitativa adecuada como la falta de análisis de los vínculos causales entre los fenómenos (y la dificultad que dichos análisis conllevan). Estos puntos débiles han interactuado con los prejuicios profundamente arraigados de muchos defensores y detractores de la mundialización y la liberalización (M&L) para producir numerosos análisis poco convincentes y una gran variedad de opiniones. En los dos últimos decenios, casi todas las recomendaciones sólidas en materia de políticas se han basado en análisis que, en el peor de los casos, eran deficientes; o que, en el mejor de los casos, necesitaban perfeccionarse considerablemente.

Diferentes grupos de analistas y diferentes organizaciones, en particular durante los primeros años de esta fase de desarrollo, tendían a llegar sistemáticamente a diferentes conclusiones. Dentro de la comunidad de las Naciones Unidas, definida en un sentido amplio, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial se han inclinado más por considerar la M&L como fenómenos deseables que debían alentarse (como lo han hecho enérgicamente). Los otros organismos de las Naciones Unidas se han mostrado menos entusiastas. La labor desplegada recientemente en la Comisión Económica para América Latina y el Caribe destaca como la más equilibrada y de mejor calidad hasta la fecha.

Para el período que se extiende desde aproximadamente 1980, que en líneas generales corresponde a la nueva era de la mundialización y a una oleada de liberalización, algunas conclusiones sobre las tendencias de la desigualdad y la pobreza parecen más o menos seguras. En primer lugar, este período, y en particular el decenio de 1990, se ha caracterizado por una tendencia, dentro de los países, hacia una desigualdad creciente en la distribución de los ingresos entre las personas. En segundo lugar, a pesar de esta tendencia dentro de los países, la distribución mundial de los ingresos entre las personas se ha mantenido relativamente estable (al igual que ha sucedido en la segunda mitad del siglo), probablemente registrando un leve descenso. En tercer lugar, dado que el incremento promedio de los ingresos para los deciles más bajos de la distribución mundial fue considerable, los niveles de pobreza han seguido disminuyendo, aunque esta variable apenas experimentó una leve mejora en el decenio de 1990 cuando se utilizó “una línea de pobreza baja” (por ejemplo, 500 dólares de los Estados Unidos de 1985, o menos). El sorprendente hecho de que la desigualdad mundial haya disminuido incluso con una tendencia general hacia una desigualdad creciente al interior de los países, se debe al fuerte crecimiento de las dos naciones de bajos ingresos más densamente pobladas, es decir, China y la India. Para todo el mundo, a excepción de estos dos países, la desigualdad ha experimentado un notable crecimiento y la pobreza no ha disminuido. Otros aspectos preocupantes de las estadísticas recientes son el hecho de que el decenio de 1990 resultó menos positivo que el decenio anterior, y el lento, pero continuo crecimiento del África subsahariana, donde se concentra cada vez más la población pobre del mundo.

El análisis de los posibles vínculos entre la mundialización, la liberalización y la desigualdad/pobreza es demasiado limitado para facilitar conclusiones fiables en estos momentos. Éste se encuentra en una fase más avanzada para Latinoamérica que para el resto del mundo. El impacto promedio probable de la M&L en la desigualdad dentro de los países oscila entre ligeramente negativo y muy negativo, del corto al mediano plazo. Ningún estudio ha sido muy ilustrativo sobre los efectos a largo plazo, ya que las reformas de la liberalización y la oleada actual de mundialización son fenómenos recientes. Sería necesario multiplicar los estudios realizados hasta la fecha para proporcionar interpretaciones fiables de estos vínculos.

Si bien los efectos de la M&L en la desigualdad y la pobreza siguen sin estar claros, sería razonable suponer que estos fenómenos no tienen consecuencias ni muy positivas ni muy negativas en el plano mundial, aunque sus efectos en algunos países específicos probablemente sean mucho mayores. En los últimos decenios, el incremento de los ingresos per cápita en los países de bajos ingresos ha sido la clave determinante de los cambios observados en la desigualdad y la pobreza mundiales; así pues, podría decirse que la M&L afecta fundamentalmente a las tasas de crecimiento de dichos países. Si la M&L ha contribuido en gran medida a reducir la pobreza mundial en los dos últimos decenios, sólo pudo hacerlo teniendo efectos positivos en el crecimiento de China y la India, cuestión que exige un análisis detenido de las experiencias en ambos países.

Los futuros efectos de la M&L podrían ser más o menos positivos que los observados hasta ahora. Probablemente tenga lugar la “convergencia”, considerada frecuentemente como un efecto de la mundialización. Dos motivos actuales de duda sobre su pronta llegada son el pobre desempeño del África subsahariana, y la frecuente observación (especialmente en Latinoamérica) de que la mundialización ha ampliado las brechas tecnológicas y productivas entre los países que toman parte en los mercados mundiales y los restantes, sin elevar la proporción de empleo de los primeros.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 3 Oct 2005
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-816X
    From: UNRISD