1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Política social y desarrollo

Late Industrializers and the Development of the Welfare State



En este documento, Chris Pierson examina las experiencias en materia de política social de algunas oleadas de “países tardíamente industrializados” en Europa, América Latina y Asia sudoriental, y explora algunas de las cuestiones importantes para estudiar el desarrollo del estado de bienestar. ¿Por qué algunos de los países tardíamente industrializados apoyaron la adopción temprana de medidas de bienestar social? ¿Tenían coaliciones sociales distintivas u oportunidades institucionales que ejercieran presión para la temprana adopción de dichas medidas? ¿Se em-prendieron iniciativas para crear el Estado o se desplegaron esfuerzos para explotar o incluso conseguir una capacidad administrativa ya establecida? Este documento comienza haciendo alusión a la que normalmente se considera la “patria” del estado de bienestar: Europa del Norte. En las secciones siguientes se examina la experiencia de Asia oriental y América Latina, y se analiza la reciente experiencia del desarrollo de la política social en el África subsahariana.

Pierson analiza la relación que existe entre la industrialización tardía y el bienestar en estos diferentes contextos y durante un período de más de un siglo. Identifica ciertos elementos comunes en todos los países tardíamente industrializados, incluidas numerosas pruebas del “aprendizaje institucional”. Alcanzar un estado de bienestar en una fase tardía tiene ciertas ventajas, y algunos Estados han aplicado una política social activa como mecanismo para promover su propio desarrollo económico y social.

Por lo general, los estados de bienestar de los países industrializados en una fase tardía han sido más pequeños (al menos con respecto a los niveles proporcionales de gasto social) y han llevado a cabo una menor redistribución. Normalmente, cuanto mayor sea y más se afiance un estado de bienestar, más difícil será de cambiar. Así pues, hay motivos para pensar que los regímenes de bienestar mejor establecidos pueden aprender algunas lecciones de los países tardíamente industrializados que tuvieron éxito. La insistencia de Asia oriental en el estado de bienestar regulador (en lugar de proveedor), y la prioridad que ha concedido a la educación y a la participación en el mercado del trabajo, por ejemplo, han llegado a ser elementos claves en el programa de reforma de estados de bienestar más antiguos de Europa occidental. Los estados de bienestar que se desarrollaron tardíamente siempre han estado muy influidos por los ejemplos de los estados de bienestar desarrollados en otros lugares, y por las reacciones de las organizaciones internacionales. En la actualidad, el Banco Mundial estima que el bienestar y la seguridad social son tan importantes como los imperativos del crecimiento económico y la formación del capital humano. Sin embargo, no exige simplemente una mayor intervención estatal. Dada la importancia que reviste la posición de las instituciones financieras internacionales para los Estados que aspiran a la industrialización (y, en consecuencia, a la reformulación de su política social nacional), este cambio de enfoque es fundamental.

Con relación al África subsahariana, Pierson considera improbable que la mayoría de los Estados de la región tengan la capacidad gubernamental o los recursos necesarios para admi-nistrar sistemas de seguridad social complejos. Sin embargo, a corto plazo, la cuestión radica más bien en hallar los medios más eficaces para abordar los altos niveles de inseguridad absoluta, que en construir un estado de bienestar en su forma tradicional (de seguridad social vinculada con la participación en la economía formal).

La cobertura del Estado no ha sido el aspecto clave. Aunque los detractores de un régimen de bienestar extenso han puesto de relieve la falta de alcance de los estados de bienestar en Asia sudoriental, las economías de mayor éxito en la región han establecido regímenes de bienestar considerablemente amplios—lo que a veces queda ocultado por los convenios que determinan qué debe considerarse un gasto social. Por supuesto, incluso los Estados de mayor éxito no fueron inmunes al amiguismo y la captación por intereses especiales, pero estas tendencias parecen haber menoscabado sistemáticamente los regímenes de bienestar en los estados de menor éxito.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 1 Sep 2004
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-8208
    From: UNRISD