1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Género y desarrollo , Política social y desarrollo

The Adult Worker Model Family, Gender Equality and Care: The Search for New Policy Principles, and the Possibilities and Problems of a Capabilities Approach



Existen datos probatorios de que los responsables de la formulación de políticas en la mayoría de los estados benefactores del occidente están abandonando el conjunto de supuestos sobre los aportes que el hombre y la mujer hacen a la familia basados en el concepto del “modelo de familia donde el hombre es el sostén de familia” y están adoptando una nueva serie de supuestos a partir de un “modelo de familia de adultos trabajadores”. El modelo tradicional del hombre como sostén de familia suponía que éste tendría a su cargo la responsabilidad principal de generar los ingresos, mientras que la mujer sería la encargada del cuidado del hogar. En consecuencia, bajo este modelo se tomaban las precauciones pertinentes para la labor doméstica, si bien ello implicaba que la mujer dependería económicamente del hombre. La forma en que el trabajo doméstico ha de insertarse en el nuevo modelo (en el cual se supone que todos los adultos, ya sean hombre o mujer, padres o no, trabajan a tiempo completo) es un aspecto importante.

En su documento, Jane Lewis y Susy Giullari comienzan por examinar este cambio de supuestos en el contexto de la Unión Europea. Los responsables de la formulación de las políticas suponen cada vez en mayor medida, que el trabajo doméstico se desplazará hacia el sector remunerado formal, acorde con el cambio general de énfasis de la previsión social “pasiva” a la previsión social “activa” y el deseo de promover la participación de la mujer en el mercado laboral. Sin embargo, tales supuestos están adelantándose al ritmo del cambio social que se vive en muchos países del occidente; en su gran mayoría, las mujeres se encuentran aún muy lejos de haber alcanzado su autonomía económica.

Las autoras sostienen que existen límites reales al logro de un modelo integral de trabajador adulto basado en la “comodificación” del trabajo doméstico. El trabajo doméstico es por lo general pasivo y entraña, por ejemplo, la supervisión de las actividades recreativas de los hijos. Más aún, existen pocos indicios de una reducción de la cantidad de cuidado informal que se requiere, o del valor que la mujer en particular adscribe a la prestación de ese servicio. Esto, no obstante, plantea serios problemas en relación con la igualdad de género. En términos más específicos, obliga a considerar los términos y condiciones en que se está gestando el cambio de los supuestos hacia el modelo de adulto trabajador, y en particular sobre la forma en que el trabajo doméstico se valora y comparte.

Posteriormente, las autoras abordan las posibilidades que ofrece el enfoque de las capacidades para examinar estos aspectos. En su opinión, este enfoque constituye una base prometedora para tratar el tema del trabajo doméstico por distintas razones, entre las que destaca el hecho de que la igualdad de género es un tema de interés fundamental tanto para Amartya Sen como para Martha Nussbaum, principales postulantes de este enfoque. La principal ventaja de utilizar el enfoque de las capacidades para abordar el problema de la igualdad de género en relación con el trabajo remunerado y el trabajo doméstico, es que ofrece un modelo universal de igualdad sustentado en el reconocimiento de la diversidad humana.

El enfoque de las capacidades sostiene que las personas han de tener la posibilidad de elegir de forma “real” o genuina, lo que a su vez permite formular un argumento sólido a favor de la valoración de la labor doméstica, de forma que en la práctica resulta posible escoger esta tarea. Además, el enfoque puede justificar la adopción de políticas que promuevan la distribución del trabajo doméstico entre el hombre y la mujer. En otras palabras, es posible justificar el apoyo del Estado al trabajo doméstico y argumentar que es imposible gozar de una verdadera libertad para escoger el trabajo doméstico a menos que éste reciba un valor monetario.

Pero el tipo de interdependencia que implica las relaciones de cuidado resulta difícil de tratar en un marco de capacidades. Más aún, la asimetría en las relaciones de poder entre el hombre y la mujer se traduce en una distorsión de esa interdependencia, de forma que las elecciones que hace el hombre limitan aquellas de la mujer. La igualdad de género estipula que el trabajo doméstico debe compartirse entre los miembros de la familia, así como entre la colectividad y la persona. En efecto, compartir el trabajo doméstico entre el hombre y la mujer aumenta además la posibilidad que tiene ésta de llevar adelante algún tipo de participación política.

Lewis y Giullari sostienen que el trabajo doméstico debe entonces conceptualizarse como una elección “legítima”, lo que el enfoque de las capacidades contribuye a hacer, y al mismo tiempo como una actividad humana necesaria, lo que a su vez refuerza el argumento de que debe compartirse entre el hombre y la mujer. Este aspecto es esencial si se pretende que la libertad de elección de la mujer sea igual a la del hombre. Sin embargo, el “forzar” al hombre a compartir el trabajo doméstico va contra las cualidades morales que se han señalado como características de un cuidado genuino del hogar. De allí que las autoras argumenten que los incentivos positivos para que el hombre comparta el trabajo doméstico deben incorporarse al tipo de medidas que se requieren para apuntalar la elección “real” de participar en el trabajo: tiempo para cuidar del hogar, pago por el trabajo realizado, servicios de trabajo doméstico y regulación de las horas de trabajo. Las autoras reconocen que la tarea de idear políticas sociales que fomenten la elección real para el hombre y la mujer respecto del trabajo remunerado y no remunerado plantea enormes dificultades. Pero desde el punto de vista del crecimiento y el bienestar del ser humano, es imposible optar por no cuidar el hogar o no trabajar.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 1 Apr 2005
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-8208
    From: UNRISD