1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back

The Search for Policy Autonomy in the South: Universalism, Social Learning and the Role of Regionalism

  • Autor(es): Norman Girvan
  • Documento no.: 9
  • Código: PP-OC-9
  • No. de páginas: 22


En el presente documento se plantea la necesidad del Sur de lograr una mayor autonomía en la formulación de las políticas de desarrollo y se analizan algunos factores pertinentes a esta tarea. Se utiliza un análisis de economía política en el contexto histórico de la descolonización y la mundialización contemporánea. En la primera parte se señala que, en la década de 1950, una nueva subdisciplina de la economía del desarrollo, hizo un importante aporte a la autonomía de las políticas en el Sur en general, al legitimar el principio de que las economías de esa región debían entenderse en sus propios contextos y al formular una justificación de las políticas que sustentaron sus capacidades industriales. Las instituciones del Sur y el sistema de Naciones Unidas también apoyaron el gran auge de la investigación empírica y la teorización endógenas en el mundo en desarrollo. Sin embargo, como se sostiene en la segunda parte, la marginación de la economía del desarrollo y sus políticas en la década de 1980 hizo que se descontinuara la acumulación de experiencias sobre la formulación de políticas en el Sur y se despilfarrara buena parte del capital intelectual que se desarrolló en años anteriores. La economía neoclásica y las políticas neoliberales descartaron la noción de una economía sui generis para los países en desarrollo. No obstante, los acontecimientos que se suscitaron a partir de finales de los años 90 han demostrado que el triunfalismo fue prematuro, ya que los movimientos sociales en todo el mundo, las crisis financieras, las contradicciones del proceso de la Organización Mundial de Comercio y el cambio del clima político en el Sur han contribuido a socavar el Consenso de Washington y han reabierto el espacio para la investigación académica y la experimentación con políticas tanto en el Sur como en el Norte.

En la tercera parte del documento, se argumenta que este nuevo proceso se enriquecería aún más con un análisis más detallado de la base epistémica de los enunciados de aplicabilidad universal de la economía neoclásica. En esta parte se apoya la noción de que estos enunciados están vinculados al eurocentrismo filosófico y descansan sobre analogías inapropiadas entre las ciencias sociales y las ciencias físicas. El autor aboga por un enfoque de análisis económico y formulación de políticas en función de un contexto específico, un enfoque que acepta la “universalidad de la diversidad” y reconoce que las respuestas a los instrumentos de política económica están condicionadas por una amplia gama de factores políticos, sociales, culturales e institucionales.

En la cuarta parte se analiza la contribución que puede hacer el “conocimiento social”: el conocimiento inherente a la sociedad residente en distintos niveles. Se propone una síntesis del enfoque de “ciclo de política” con los factores que generan un “cambio técnico y de aprendizaje” firme, uno de cuyos objetivos específicos es la acumulación de experiencia, conocimiento y capacidad de intervención en la política de desarrollo. La quinta parte se centra en el papel que en este contexto desempeña el regionalismo en el Sur. La dimensión epistémica del regionalismo tiene que ver con la acumulación de la capacidad local de diagnóstico y prescripción respecto de la formulación de políticas de desarrollo, vinculadas a la participación democrática en la toma de decisiones; por ejemplo, la formación de “comunidades epistémicas regionales”. La dimensión instrumental del regionalismo consta de los beneficios de la cooperación funcional intergubernamental y de la integración de mercados; la primera, la cooperación, es de particular importancia para los países en desarrollo. El regionalismo también se ha considerado una pieza clave para la construcción de un mundo policéntrico caracterizado por un desarrollo equitativo y el respeto a la diversidad cultural.

Sin embargo, el regionalismo no es una panacea; tiene que enfrentar la diversidad de intereses que existe entre los países miembros en razón de las diferencias de tamaño, niveles de desarrollo y estructura económica. En este trabajo se analiza la experiencia de la Comunidad del Caribe (CARICOM) para mostrar que es menester resolver satisfactoriamente problemas como la soberanía nacional frente a la soberanía regional, el financiamiento y la ayuda a los países y regiones menos favorecidos para poder sacar pleno provecho de los potenciales beneficios del regionalismo.
  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 9 Oct 2005
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-816X
    From: UNRISD