1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Género y desarrollo , Política social y desarrollo

Global Capitalism and Agrarian Crisis in Developing Countries



Las cuestiones de los derechos territoriales y de igualdad de género se ven sumamente afectadas por las políticas sociales y económicas comunes, tanto a nivel nacional como mundial. Los regímenes políticos dominantes determinan el grado en que los movimientos para asegurar los derechos territoriales o la igualdad de género, encuentran condiciones favorables y abrigan la esperanza de conseguir mejoras. Este documento pretende analizar la naturaleza de las políticas económicas asociadas con la mundialización, y contextualizar las cuestiones de los derechos territoriales y de género en la época actual. Ilustra las principales propuestas teóricas en relación con la experiencia de la India en el decenio de 1990.

El documento se divide en cinco secciones. En la primera se abordan los efectos deflacionistas del capital financiero mundial en un gran número de países en desarrollo que han llevado a cabo un ajuste estructural supeditado a los préstamos y han aplicado políticas de liberalización del comercio promovidas por las instituciones de Bretton Woods en los últimos dos decenios.

Tras discutir el modo en que los países industrializados consiguieron evitar el endeudamiento durante su transición de economías agrarias a economías industriales, la sección 2 describe a grandes rasgos la reforma agraria de la India. Según la autora, el comienzo esperanzador del decenio de 1950 fue socavado con el tiempo debido a la expansión insuficiente del mercado interno, que sólo podía abastecer un campesinado próspero. Dado que la mayoría de los estados en la India han preservado el monopolio de las tierras, el crecimiento de la productividad agrícola ha estado limitado (los que monopolizan las tierras no están debidamente motivados para invertir, y los que están obligados a arrendar las tierras o a luchar por un arriendo carecen de los medios suficientes). El monopolio de las tierras también significa que los ingresos apenas crecen, por lo que se estanca el mercado de bienes de consumo. Muchos creían, ingenuamente, que la liberalización económica solucionaría los problemas del desarrollo. Sin embargo, más de diez años de ajuste estructural, y de liberalización financiera y del comercio, han conducido a una crisis sin precedentes, donde el crecimiento del empleo se desplomó y el poder adquisitivo y la seguridad alimentaria de la mayoría más pobre de la población resultaron seriamente afectados.

En la sección 3, la autora hace referencia a los cambios producidos recientemente en el sector agrario, en particular la crisis que ha provocado la caída prolongada de los precios de los productos básicos. Vincula la crisis directamente con las políticas fiscales de contracción de los gobiernos que emprendieron reformas neoliberales, y con la liberalización del comercio en un marco de recesión mundial. A juicio de la autora, es probable que esta crisis agraria persista mientras continúen las políticas actuales de apertura al mercado mundial, debido a que las condiciones generales del comercio de los productos básicos probablemente sigan siendo desfavorables.

Tras un breve aumento a principios del decenio de 1990, los precios de los productos básicos principalmente exportados por los países en desarrollo han bajado, al igual que los precios de los cereales exportados por los países industrializados. Desde el inicio de este descenso en 1996, la caída de los precios de los cereales se ha mantenido en niveles que apenas ascienden a la mitad de los registrados a principios del decenio. Por consiguiente, al eliminarse las restricciones cuantitativas y liberalizarse el comercio mundial, no sólo se ven perjudicados los agricultores de los países en desarrollo dedicados a los cultivos comerciales exportados, sino que también se ve afectada seriamente la subsistencia de millones de productores de cereales, a consecuencia de las importaciones de cereales extranjeros a precios excepcionalmente bajos. De este modo, la crisis de los mercados mundiales está afectando a las economías nacionales de los países cuyos mercados están liberalizándose.

En la sección 4, la autora ilustra estos argumentos basándose en la experiencia de la India, particularmente en relación con la seguridad alimentaria y el empleo. Hace referencia al impacto de la liberalización y del ajuste estructural en los medios de vida rurales, la utilización de las tierras y la seguridad alimentaria. Si se analizan las tendencias a largo plazo en la India, se observa un marcado contraste entre el decenio de 1980 anterior a la reforma y el decenio de 1990, que comenzó con reformas económicas que redujeron los ingresos. Durante el período del Séptimo Plan (1985–1990), el gasto público en desarrollo rural y generación de empleo aumentó al 13.2 por ciento en términos del producto bruto interno (PBI), duplicando prácticamente el nivel anterior. Los efectos positivos de estas tendencias en la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza acabaron a finales de 1991. En julio de ese año, siguiendo el asesoramiento de las instituciones de Bretton Woods, el gobierno central recortó drásticamente los gastos para contener el déficit presupuestario y dificultó más a los gobiernos estatales la obtención de préstamos. En 1993, los gastos en desarrollo rural se habían reducido al 7.8 por ciento en términos del PBI, y en 2001 habían disminuido al 5.9 por ciento. En 1992, el nivel de pobreza en toda la India había aumentado radicalmente, y la tasa bruta de mortalidad en general y de mortalidad infantil se había incrementado en algunos estados. La tasa de crecimiento de la producción agrícola también se había reducido en gran medida a consecuencia de estas políticas reformistas. Al mismo tiempo, se había producido un cambio en la explotación de las tierras y en los sistemas de cultivo, al orientarse más hacia los cultivos de exportación en perjuicio de los cereales consumidos por la población local. La autora cita como ejemplo el cultivo del algodón para ilustrar el problema que supuso el fomento de la exportación no reglamentada de productos básicos.

La sección 5 explora algunas posibles estrategias para proteger los medios de vida rurales. Se centra particularmente en la experiencia de Bengala Occidental respecto a la reforma de tenencia de la tierra y a la lucha contra la desigualdad de género en el control de las tierras.

Como conclusión, Patnaik afirma que la explotación capitalista no reglamentada de los recursos biológicos por parte de los grandes terratenientes, de los agricultores ricos y de los contratistas urbanos ha provocado una crisis para la mayoría de los habitantes de las zonas rurales de la India, a través de la deforestación, la falta de leña, la disminución de los niveles de agua en los mantos freáticos y la alarmante escasez de agua potable. Estos factores, combinados con la disminución del trabajo no agrícola (al poner fin los gobiernos a los programas generadores de empleo), las políticas de reducción de ingresos y el fomento de las exportaciones, han tenido efectos devastadores para la subsistencia de la población pobre.

Sin embargo, en muchas aldeas de la India, las personas afectadas por estas crisis están adoptando el mismo modelo de esfuerzo cooperativo que hace más de 40 años permitió mejorar la situación de las poblaciones de China azotadas por la pobreza. Hay esfuerzos comunitarios conjuntos exitosos para invertir y diversificar actividades dentro de un marco cooperativo voluntario. Estas iniciativas están ayudando a preservar los medios de vida y a generar suficientes ingresos y flexibilidad para los hogares que hasta ahora vivían en la pobreza, por lo que pueden permanecer en sus aldeas en lugar de emigrar temporalmente a las ciudades, y enviar a sus hijos a la escuela en lugar de al trabajo.

La autora cree que éste también es el camino a seguir en otros países en desarrollo. Esto no es fácil en los lugares donde las instituciones gubernamentales locales no se han democratizado y donde el apoyo estatal es inexistente; a menudo se encuentra resistencia porque los empleadores locales pueden considerar que el aumento de los ingresos de los pobres y su empoderamiento representan una amenaza real para su dominio. Sin embargo, en los lugares donde existe al menos un mínimo de apoyo estatal y de activismo contra la mundialización deflacionista, esto puede ser generalizado para lograr una estabilización de los medios de vida relativamente satisfactoria.

Utsa Patnaik es Profesora de Economía en el Centro de Planificación y Estudios Económicos de Jawaharlal Nehru University en Nueva Delhi, India. Ha escrito mucho sobre economía política del desarrollo y sobre la cuestión agraria.

  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 1 Nov 2003
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 1020-8208
    From: UNRISD