1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Género y desarrollo

Work and Welfare: Revisiting the Linkages from a Gender Perspective


Work and Welfare: Revisiting the Linkages from a Gender Perspective
Los enfoques más recientes sobre la reducción de la pobreza y la desigualdad (sobre todo en relación con el mundo en desarrollo) descansan sobre un conjunto de supuestos clave: en primer lugar destaca la idea de que el crecimiento basado en el mercado basta para generar empleo y así elevar los ingresos de individuos y familias, sacándoles de la pobreza; segundo, las políticas de bienestar (a las que hoy nos referimos con el término más general de protección social) pueden proteger a aquellos que necesitan asistencia (a corto plazo) debido a las contingencias que contraen el ingreso y el consumo hasta niveles inferiores al nivel básico; y tercero, tanto el crecimiento como la disminución de la pobreza conducirán a reducir desigualdades.

Un problema fundamental que presentan estos argumentos a la hora de traducir los patrones de crecimiento en resultados concretos de bienestar reside en sus supuestos acerca de la naturaleza de los mercados laborales y el empleo. Son varias las premisas que pueden cuestionarse: (i) la naturaleza del trabajo (remunerado o no) y la estructura y el funcionamiento de los mercados laborales; (ii) la relación entre el trabajo remunerado y no remunerado; y (iii) los vínculos entre trabajo y bienestar, sobre todo en lo que se refiere a si los derechos de bienestar están vinculados o no con el empleo.

Es posible obtener un conjunto particular de ideas sobre estas relaciones cuando se las analiza desde la óptica del género, que es la perspectiva adoptada en este trabajo. Las distintas funciones que cumplen el hombre y la mujer en el trabajo remunerado y no remunerado representan un punto de partida obvio para reexaminar los argumentos sobre la relación entre el trabajo y el bienestar. Dado que existe un elemento de género presente en la división del trabajo y en la naturaleza de los acuerdos institucionales que estructuran de forma diferenciada el acceso del hombre y la mujer a las oportunidades y a los recursos (incluido el empleo) en un contexto dado, los resultados entre los hombres y las mujeres con respecto a los mercados laborales probablemente varíen. En estas circunstancias, los distintos mercados laborales y las diferentes políticas sociales podrían arrojar resultados diferentes para hombres y mujeres, lo que a su vez tendría implicaciones para el bienestar social.

El suponer o alentar el ingreso de la mujer al trabajo remunerado como base para mejorar o adquirir derechos de previsión social tiene implicaciones para: (i) el funcionamiento de los mercados laborales mismos, a medida que la oferta de mano de obra cambie con respecto a la demanda; (ii) la relación entre las economías reproductiva y productiva (cuando la primera depende en gran medida del trabajo no remunerado de la mujer); y (iii) el acceso a la previsión social, con el riesgo de que las jerarquías y las exclusiones basadas en el empleo se repliquen y vean acentuadas en la política social. Alternativamente, el desvincular la previsión social del trabajo genera sus propios desafíos. A nivel macro, surge el problema de cómo financiar los programas de previsión social sin que sea a través de altos niveles de empleo; a nivel micro, si el trabajo no remunerado no se valora como trabajo propiamente dicho, con una compensación adecuada y derechos sólidos, aquellos que realizan este tipo de trabajo (y que en la actualidad son predominantemente mujeres) corren el riesgo de depender de componentes marginados y mal financiados del sistema de asistencia social.

En este documento se examina la relación entre el empleo y la política social específicamente desde una perspectiva de género. En la sección 1 se establece la base conceptual a partir de una gama de heterodoxos análisis feministas y económicos, a partir de los cuales se sugieren formas alternativas de entender las instituciones y mercados laborales como estructuras con sesgos de género. En efecto, la evidencia empírica comentada en la sección 2, en lo que a la persistencia de las jerarquías de género tanto en el trabajo remunerado (en términos de sueldos y salarios) como en el trabajo no remunerado (en términos de tiempo) se refiere, pese a la considerable “masculinización” de la vida laboral de la mujer (es decir, su creciente participación en la mano de obra), no encaja fácilmente en las predicciones de los modelos estándar de mercado laboral. Las estratificaciones de género también se hacen evidentes en el sistema de bienestar, en el que los derechos se vinculan al trabajo remunerado (seguro social) y la capacidad de pago genera reclamaciones más fuertes al bienestar, en comparación con los derechos basados en las necesidades (asistencia social) y desvinculados del empleo.

Habida cuenta de las estructuras y procesos con sesgos de género que limitan las oportunidades de empleo formal para la mujer y debilitan su vinculación con la fuerza laboral, y a su vez comprometen su acceso a la seguridad y la protección sociales, la sección 3 procede a explorar las relaciones e interacciones entre las políticas sociales, de trabajo y de empleo. En la sección dedicada a las conclusiones se presentan algunas de las implicaciones de política extraídas del análisis previo para agendas con políticas más equitativas en cuanto al género. También reconecta el análisis de género del bienestar y del trabajo con los argumentos sobre las dificultades de desvincular completamente los derechos a la protección social del empleo. Desde la perspectiva de género, el reto fundamental radica en reformular los mercados laborales y de trabajo para incorporar el trabajo no remunerado -y el sector reproductivo en particular- a los marcos de análisis de la economía y los mercados, al tiempo que se abordan las desigualdades inherentes a los sistemas de bienestar que favorecen los derechos “contributivos” orientados al mercado y al trabajo por encima de las demandas de asistencia social “basadas en las necesidades”.

Sarah Cook es la Directora de UNRISD. Shahra Razavi es Coordinadora de Investigación de UNRISD que trabaja en el tema del género.

  • Publication and ordering details
  • Pub. Date: 19 Dec 2012
    Pub. Place: Geneva
    ISSN: 2305-5375
    From: UNRISD