1963-2013 - 50 years of Research for Social Change

  • 0
  • 0

Back | Programa: Política social y desarrollo

Macroeconomía y desarrollo social

  • Proyecto de: 2002 a 2004


El proyecto sobre Política social en el contexto de desarrollo elabora los principios centrales que forman la base de la política social como la edificación de una relación entre el Estado y la sociedad de carácter desarrollista (es decir, facilita y promueve el crecimiento económico y la transformación estructural), democrático (es decir, deriva su legitimidad de la participación popular y del proceso electoral) y socialmente inclusivo (es decir, sigue políticas sociales que proporcionan equitativamente derechos a todos los ciudadanos para garantizar que sus capacidades y funciones sean adecuadas para una participación digna en los asuntos sociales). El proyecto incluye varias investigaciones temáticas y proyectos centrados en regiones de carácter comparativo (véase el enlace Política social en el contexto de desarrollo, en el apartado “Información Relacionada”). Este proyecto temático sobre Macroeconomía y desarrollo social examina algunos de los aspectos clave de la macroeconomía que favorece los pobres. La investigación de este proyecto está coordinada desde el exterior por Giovanni Andrea Cornia.

En los dos últimos decenios, pese a las continuas mejoras el crecimiento de la gran mayoría de los indicadores de bienestar humano agregados se desaceleró, se limitó a menos sectores o se distribuyó de una manera más desigual. Esta situación plantea dos grandes desafíos para los encargados de formular las políticas y los investigadores. El primero tiene que ver con la definición de políticas sociales que mejoren el bienestar y simultáneamente promuevan el crecimiento económico; el segundo está relacionado con la formulación de políticas económicas que simultáneamente generen crecimiento y progreso social, es decir, la macroeconomía en favor de los pobres. Este proyecto se centra en el segundo desafío.

Al tratar estas cuestiones, el estudio hará hincapié en dos importantes nuevas características macroeconómicas que acaban de surgir en las últimas dos décadas. La primera es la creciente inestabilidad de la economía financiera mundial, la cual está relacionada con crisis financieras más frecuentes, una mayor irregularidad del crecimiento y una distribución asimétrica de los beneficios y costos de la mundialización financiera. La segunda característica tiene que ver con la pérdida de capacidad interna para formular políticas en una economía abierta, lo cual genera serios dilemas para los encargados de formular políticas a efectos de abordar la pobreza y la desigualdad. Dados estos retos y estas limitaciones ¿qué instrumentos políticos pueden adoptar las políticas macroeconómicas que favorecen a los pobres?

En una economía mundial cada vez más inestable, la primera tarea de la macroeconomía a favor de los pobres consiste en adoptar políticas que reduzcan la inestabilidad y el riesgo de los choques macroeconómicos. En tal sentido, Este proyecto abordará las siguientes cuestiones:

● Controlar y aprovechar las entradas de capital, por ejemplo, al ordenar adecuadamente la liberalización de las cuentas de capital, aumentando la capacidad reguladora de los gobiernos o aplicando controles de capital internos e internacionales;

● Elegir y establecer las características ideales de un régimen cambiario favorable a los pobres que haga a los países en desarrollo menos vulnerables a las convulsiones de la economía mundial;

● Definir las características de un mecanismo mundial de seguros que entraría en funcionamiento cuando la economía mundial genere algún choque.


Cuando un país resulte afectado por un choque, la estabilización es necesaria y beneficiosa para todos, incluidos los pobres. Al examinar los temas siguientes, el proyecto intentará desarrollar políticas macroeconómicas que favorezcan a los pobres y que fomenten la estabilidad usando métodos que protejan el crecimiento.

● Los efectos sobre la pobreza y la distribución de una estabilización basada en la devaluación frente a una estabilización monetaria y fiscal en distintos países en desarrollo. Por lo general, la primera mantiene el empleo al tiempo que reduce los salarios reales de todos, mientras que la segunda tiende a afectar a las perspectivas de empleo para algunos. Sin embargo, distintos tipos de economías requieren distintas soluciones óptimas. Esto depende, por ejemplo, del volumen de la deuda exterior y de la elasticidad de los precios de las exportaciones.
● La selección óptima de los objetivos de la estabilización y el ritmo de ajuste. Los dos objetivos de ajuste más frecuentes son la reducción de la inflación y del déficit presupuestario. Cuando estas metas se persiguen con demasiada cautela se corre el riesgo de dejar de lado a las que inversiones claves, como las que tienen que ver con las infraestructuras y el capital humano. Esto ocurre especialmente con los déficit temporales, que no influyen sustancialmente en el rendimiento macroeconómico. La macroeconomía a favor de los pobres también tiene que tener en cuenta una tasa más elevada de actualización social entre los pobres, los que significa que generalmente prefieren un ritmo de ajuste más lento aun si esto significa pérdidas de productividad generales mayores.
● La naturaleza de las medidas de protección social interna (permanentes y temporales) compatibles con las nuevas características macroeconómicas. La racionalidad económica y social exige que se preserve, y hasta se acelere, el gasto público eficiente y favorable a los pobres durante las situaciones de crisis. En el proceso presupuestario, tales objetivos pueden ser promovidos al “apartar” los ingresos para ciertos programas esenciales o al establecer prioridades del gasto público que sean transparentes para la ley. El proyecto explora las condiciones y coaliciones políticas que facilitaron la adopción de recortes y asignaciones eficientes de gastos en algunos países pero no en otros.
● El alivio de la deuda, la flexibilidad fiscal y el déficit público. Los países afectados por choques externos o que atraviesan crisis duraderas por lo general intentan reducir el déficit público mediante el congelamiento, la reducción o la cancelación parcial de la deuda. En el proyecto se analizan los beneficios y las repercusiones fiscales de estos diferentes enfoques para los pobres y considera otras opciones, como la “paralización” automática y sin costo de los pagos de la deuda y la flexibilidad fiscal.

Para que el proyecto encuentre soluciones para estos problemas, se han encargado varios documentos que incluyen análisis teóricos, un resumen de la bibliografía pertinente, varios análisis de regresión y estudios comparativos estructurados de las experiencias de distintos países.